Solo tengo la luz de tus ojos.


Solo tengo la luz de tus ojos:
en este mundo tan lleno de silencios,
y de cosas tan hermosas como tú
que sin tus faros no las veo;
un solo instante abiertos me darán
la luz que la noche me roba del cielo.

Cada mirada es una llama que escapa
del volcán ardiente de tu pecho,
que enciende todo mi mundo y alumbra 
todos los rincones de mi cuerpo;
premiando a mi alma con la luz de mi sueño
traspasando la membrana de mis secretos.

 Y queda mi carne desnuda al viento
que aviva la llama de tu cuerpo,
se hace ceniza y se confunde
con mi sangre necesitada de tu fuego;

cuadro nuevo creciendo dentro de mi pecho
alumbrado con el sol robado a tu cielo,
ese volcán que vomita fuego por tus ojos
y da una luz misteriosa a mis sueños....

Jecego.