El carácter. Para reírse, no para ofender.

La mujer siempre ha sido bondad
poesía, amor, generosidad y dulce luz;
salvo cuando se equivoca al vestirse 
y se pone pantalones en vez de bragas;

entonces hasta le salen bigotes y hablan
gritando palabras que dañan como balas;
el suelo se mancha de pi, no de ella, sino de él,
que no sabe como salir de aquella batalla.

Es el carácter que se desbordó con el pantalón
que quiso ser adorno y se convirtió en bala;
e hirió al hombre allí, donde más le duele, en sus bragas
donde la testosterona se convierte en nada;

el miedo le acorrala, enmudece y recapacita,

se hace hombre de verdad, dialoga y obedece;
se da cuenta que obedecer, no es claudicar, que es
llegar a un acuerdo verbal entre el hombre y la mujer;

que cambiar de pantalones nada tiene que ver
con el carácter y el bigote; que son momentos,
en que se desbordan los sentimientos
y sale el diablo que llevamos dentro.

¡¡ Vaya carácter tienen amigo, algunas mujeres
y como le cambia la cara,  y esos labios que besan !!
creo que es un repelente que usan inconsciente
para que no te acerques, y así evitar morderte.

¿Te das cuenta que hasta en esos momentos, te quiere?.

Jecego.