El Teide, hijo del abismo oceánico.

El Teide, hijo del abismo oceánico. Día de Canarias. Jecego.


Desde más allá de las aguas
del fango, de los limos,
de los ardientes infiernos
del silencio y de los gritos:

brotó nuestro Teide gigante
entre enanos perdido;
entre sirena y atlantes
de frío tullido;

se hizo ardiente entre las aguas
entre las nubes se hizo frío;
en sus laderas se hizo azulado
imitando al cielo perdido;

primero fue ardiente lava;
luego volcán erguido;
luego piedra ardiente
y hasta sus entrañas, frío;

quiso llegar al cielo, y luego
se paró en el camino;
cuando vio que a sus pies
había crecido un Paraíso:

Se paró y pensó como un guanche
esto debe ser el Paraíso perdido;
miró a su alrededor, y llamó aquellos riscos,  hijos….
y hasta según el color de su piel, le puso nombre...:

Canariona; Fuerteventura y Lanzarote a este lado
y al otro: Palma Gomera y Hiero.
Las más pequeñas; vigiladas por sus hermanas;
que no le pase lo de Borondón, que se lo tragó el agua……

y tan distraído estaba mirando a sus hijos
que se olvidó de donde estaba, despertó grito al silencio y dijo:
Tenerife; paraíso y cielo de las ISLAS CANARIAS;
hagamos honor a nuestra tierra y ofrezcamos nuestra mano amiga..

Jecego.