¿Donde está el mirlo que nos despertaba cada mañana....?


Foto tomada de Google.

Su canto transparente atravesaba el cristal de la ventana, se abrían nuestros ojos, el sol ya acariciaba la mañana; y cuando esto sucedía, el mirlo se iba, quizá a desayunar, no se a que árbol donde desgranaría su canto cristalino, cálido, sonoro y madrugador.  El mirlo como el gallo, canta antes de salir el sol, va de lugar en lugar con una regularidad asombrosa; tiene música para toda una zona siempre que hayan árboles que usará como  campanario. Ahora, quizá triste por tu ausencia está callado, esperando que vuelvas para celebrarlo a lo grande sobre el aguacatero de doña Petra. Quizá el mirlo sea mucho más que un órgano de música celestial, un canto a la mañana, o quizá sea el portero que abre la puerta al Sol cada amanecer y hasta es posible que también sepa lo que es amar......

Su pico rojo carmín
su plumaje negro azabache
y su cuerpo aerodinámico
   
hacen al mirlo una belleza encantadora,
su canto, su canto arrulla en la madrugada
y su partida deja un vacío difícil de llenar. 

Esperaré su canto en la madrugada
divina Gloria del que sabe esperar 
a que llegue el alba azul para rezar;

porque ese es el momento de su gloria.
esa gloria que ocupará su lírico lugar,
y será el mirlo quien canta a la luz del alba. .

Jecego.

4 comentarios:

Orquidia do Jardim dijo...

El mirlo siempre está acompañado de su hembra y dicen que siguen siendo pareja hasta morir.

La hembra tiene el plumaje gris oscuro. Cerca de mi casa hay muchisimos.

Deseo de todo corazón que tu señora se mejore pronto.

Besos y cariños.
Flor

Isidro Jesus Cedres dijo...

Amiga Orquidia, eres una flor, gracias por compartir tu amor con palabras que como el mirlo, se dejan oír con agrado.
Amiga, un abrazo desde mi playa en el Puertito de Güimar, hasta la tuya de Lisboa bella. Isidro.
PD: He estado un poco malo y apartado del ordenador. Sigo mejor. Isidro.

Katy Sánchez dijo...

Seguramente el mirlo sigue cantando, pero no están tus ánimos para cantos. Cuando el dolor y la pena anidan en el corazón no hay cabida para nada más. Mi pensamiento está contigo, aunque no tengo alas para volar ni cantos de consuelo.
Pero estoy segura que volveréis a escuchar el canto del mirlo.
Bss

Isidro Jesus Cedres dijo...

Gracias amiga Katy, tus palabras son pura esencia de animo, gracias por compartirla.
Estoy convaleciente de un mal de estómago, llevo dos días a te galletas y fortace; voy vendo de la cama al ordenador, pero más tiempo de cama, estoy mejor pero flojo de piernas.
Gracias. Isidro