Oigo tu voz entre el ruido de las olas.



Sentado en la orilla del océano, solo, 
imaginando tu presencia escucho tu voz que sale
de entre las olas; la separa el viento y me trae
el susurro de tus labios, con sabor a ti y tus pensamientos.

No se si estoy despierto o sueño; te veo en las olas
y te oigo en el viento; te retengo y escucho;
te acoso y bebo tu aliento con sabor a besos,
y abrazado al silencio disfruto ese misterio, a solas.

El sol me despierta y enseña el cielo azul
pero, me niego a soltar tu cuerpo, quiero hacerlo mio
y llevarlo dentro, junto a mi alma que está llena de luz
solo para los dos y mis sueños.

Y oigas tu voz como yo la oigo entre las olas
de este mar océano, bajo este cielo infinito, a solas,
teniéndote abrazada junto a mi alma, en silencio
tú y yo...entre el ruido de las olas, el sol, y el cielo...

Jecego.

1 comentario:

Katy Sánchez dijo...

Amen. Que así sea y te sea concedido este deseo una vez más. Bellísimos versos y me ha encantado la imagen de la tierra girando sobre su eje.
Bss y buena semana