El Silencio también habla.

Adiós. 16/02/13.


                                                          Oasis en el Desierto del Sahara.


Meditando me fui al otro lado del charco
para abandonar los recuerdos que llevaba,
me senté al pie de una duna y le conté
lo mal que lo pasaba, y sin saber por qué
hice entre dunas, un lago con mis lágrimas,

Cuando atardecía y regresaba a mi Isla
venia contándole a mi silencio mi dura jornada,
mi memoria arrancó manantiales a mis recuerdos
y movió sus aguas sin encontrar nada en el silencio 
que me trajera el espejo donde me miraba.

Creo que lo he perdido todo en alguna palabra
sin sentido, no se cual sería, pero alguna fue mala
y me ha empobrecido; ahora como castigo las borraré todas;

no habrán más, las he dejado todas en el desierto
ahogadas, en un lago que he hecho con mis lágrimas
en ese desierto donde crecerá un Oasis, que hablará por mí, mañana.

Jecego.

2 comentarios:

Katy Sánchez dijo...

El silencio tal vez habla más que las propias palabras, porque lo escuchamos no con con los sentidos físicos sino con el alma.
Me ha conmovido ese charco de lágrimas.
Bss y buen finde

Isidro Jesus Cedres dijo...

Amiga Katy, ojalá ese agua mía haga crecer las palmeras de ese oasis.
¿Como llegaron esas palmeras hasta ese punto?... todo puede ocurrir en la tierra...y el hombre podrá verlo..
Un abrazo y gracias.