Apenas amaneciendo.

                                          Imagen del Teide, de aaaaaaaaayerrrrrrr


Apenas amaneciendo, ya te veo
entre la fronda de mi jardín, inmaculada,
una nube gris que te cubre y resalta
ese pelo corto, color de la mañana. 

Mujer, Sirena o Hada, detrás de un frondoso velo
donde mis ojos encuentran tus tesoros,
no se si son diamantes, rubíes o es un sueño
o simplemente son mis manos, para robarlo todo.

Apenas amaneciendo pude verte, casi sin luz
entre las flores de mi jardín; con mucho amor te cogí
y al instante, bajó el cielo a castigar  mi delirio.

¡¡Oh Dios!!  me dijo; has arrancado la vida a mi flor
preferida por mis hijos y mi sol.   Una llama me envolvió,
y quedé convertido en esto que ves; la Tierra que soy.

Jecego.


2 comentarios:

Katy Sánchez dijo...

Que belleza de Teide, una maravilla, ella sola emergiendo de la nada. Y que inspirado amaneces, cualquiera diría que las musas te están esperando entre la flores.
Bellísimos versos.
Buen Domingo

Isidro Jesus Cedres dijo...

Amiga Katy, gracias por tus bellas palabras, mayores en belleza que el mismo Teide.
Amiga, hay días que encuentro palabras por todas partes, y días, que me cuesta ordenarlas.
Llevo varios días agripado, hoy estoy cansado, con ganas de acostarme.
Acabo de llegar de el duelo de un amigo que se fue al otro Valle a descansar, D.en P.
Un abrazo mi amiga; voy a comer y luego a "echarme", un poco. Isidro.
¿Tienen hoy buena comida?.