Perdón.

Amigos todos. 
Perdón por no contestar a cada uno por separado vuestros comentarios, pero he estado muy metido en la agricultura con esta sequía y apenas he llegado alguna vez a mis blogs.
Ahora desanimado por el mal tiempo me limitaré a enviarles algunos temas que tengo escritos antes de empezar a blogear. Perdón y empiezo.

Las vidas todas son diferentes, igual que los días.

Hay personas que disfrutan de eterna primavera;
todos sus momentos son buenos; son flores perfumadas,
son bellos sus colores que cada uno quisiera
poseer como perlas cultivadas;
son sus frutos riquísimos
que hasta tocarlos encanta.

Otras vidas son como el verano
cuando la fruta madura,
comérsela es lo sano
antes que pudra;
momento oportuno
para mitigar la hambruna.

Otras vidas son como el otoño
malos tiempos, malas caras,
el viento lo estropea todo
y el agua lo ablanda;
por eso, esos buenos momentos
entre el viento y el agua,
sería de inteligente y cuerdo
aprovecharlos con calma.

Otras son como el invierno
entre truenos, rayos y agua,
que no se puede salir del nido
sin mojarse la cara;
son estas, personas de casa
que cultivan la esperanza, 
de que mañana nazca el fruto
que ha engendrado el agua..

Jecego.

3 comentarios:

Marina Fligueira dijo...

¡Hola Isidro!!!

Ya hace un tiempo que no paso por aquí y echaba de menos una visita a esta casa -tu casa. Yo también he estado y estoy todavía, ausente de mi blog y de mis visitas a otros: aunque ahora voy poquito apoco haciendo alguna visita.
Por motivo de enfermedad familiar y mía también aunque menos grave, y otras hiervas que el campo no produce precisamente. En la vida no faltan contratiempos y hay que llevarlos aunque cueste lo mejor posible

Que hermosos versos nos dejas amigo, nos hablan de las estaciones de la vida que debemos aprovechar con disfrute, cada cual en su tiempo., naturalmente.
No es igual el invierna que la primavera.

Yo estoy viviendo el otoño y pienso que es una etapa preciosa de la vida, que sabiendo aprovechar esos buenos momentos entre el agua y el cálido viento, ¡y bien cuerdos por supuesto! Se aprovechan con esa calma que tú bien dices. Pues lo bueno, lo saboreamos lentamente. ¿Verdad que si?

No lo olvides.

Te mi gratitud, mi admiración y un abrazo inmenso. Feliz verano.

Pluma Roja dijo...

Ya te había extrañado. Gran labor estas haciendo amigo Jecego, tu poema hermoso como todos los que te he leído.

Espero que te encuentres bien.

Saludos cariñosos.

Estrella Altair dijo...

No te preocupes yo por mi parte te espero, tus comentarios siempre son dulces y placenteros.

Besos y abrazos