Los árboles de mi calle lloran flores.

                                          

Que pena me da ir por la acera
pisando sus flores,
que hermosos estaban los árboles
hace una semana;

y ahora lloran,
se quedan pelados
como cielo sin estrellas,
como una plaza sin damas.

Los árboles de mi calle están triste
porgue sus flores caen como lágrimas,
y los andantes las pisan
como seres sin alma;

el viento las arrastra hasta las orillas
donde quedan atrapadas,
y unas consuelan a las otras
en su mundo sin palabras;

escuchan el murmullo de la gente
que con miedo las aplastan,
tienen temor a caerse
pero no se prestan a apartarlas;

los árboles están feos sin flores
y las calles sucias con ellas;
que pena me dan las persona
que solo ven su belleza cuando cuelgan;
o en sus manos cuando las meten
en el jarrón de su mesa. 

Que pena me dan las flores
que nacen para morir a manos del hombre,
y a pesar de ello nos regalan 
sus perfumes y colores. 

Que pena me dan los canarios y los gorriones
que las buscan y no las encuentran,
mi calle está muy triste y fea
sin pájaros y sin flores.

Jecego.

4 comentarios:

Flor dijo...

No te quedes triste, es así mismo. Las flores se renuevan y volveran su perfume y su belleza.

Besos y cariños
Flor

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Flor, gracias por tu visita y comentario. Nadie sabe más que tú de flores, porque tú misma eres una Flor
viva, de sangre caliente.
Un abrazo. Jecego.

Flor dijo...

jajajajajaja de sangre caliente???

Jacque dijo...

Lindo Poema ... JECEGO ...


BEIJOS
BESOS