Dime donde pisas ahora.


Dime donde pisas, quiero seguir tus pisadas 
dime si es tu cintura la que mueve tu falda,
o es el viento que te acaricia y ondula
sobre tus caderas, esa seda estampada;
que hace de ti una estrella que camina
haciendo viento en la calzada.

Dime de donde viene el viento
que atraviesa tus cañadas; 
unas veces dulcemente perfumado,
otras, con olor y sabor a ti, embrujado;
que me enarbola, me enardece y mortifica
porque el aire viene solo, de tu lado..

Jecego,

2 comentarios:

Katy dijo...

Bellos versos descriptivo que suena a viento y pisadas reales y hasta aquí llega el perfume de esa hermosa flor.
Bss y feliz domingo.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

No me cabe duda de que te ha llegado el perfume de esa flor viajera; a mi también me ha llegado intensamente.
Gracias al viento por tu presencia y con ella tu comentario.
Un abrazo. Jecego.