Más allá de la muerte.

¿Existe el desdoblamiento del pensamiento, o de la personalidad?. o ¿simplemente el alma del muerto nos anima y nos da sus fuerzas, porque él ya no las necesita; o quiere acompañarnos y compartir como siempre lo que hacíamos en vida?. 
Cuando ignoramos alguna cosa, solo una pregunta quiere dar respuesta a lo ignorado.


Esta pregunta me la hago cada vez que voy a un duelo, y voy a todos los que me entero.
He observado y también padecido, las palabras de condolencia que todos llevamos aprendidas y que en realidad sentimos; pero, ¿es verdad el dolor que predicamos, o simplemente es un reflejo de la conciencia que nos hace ser solidarios con la familia del amigo que se ha ido?;  porque a partir del saludo,  nuestra visita se convierte en una tertulia o en el  inicio de algún cuento o historia que de pronto invade nuestros recuerdos.
Allí, en el lugar donde se encuentra el féretro se habla de todo menos de muerte.  ¿Se le ha ocurrido a alguien pensar:  ¿en que estarán pensando los familiares del muerto?; o, en si ¿es aquello un acompañamiento apropiado para los dolidos?;  ¿en realidad todos sufrimos la pérdida de igual manera?;  o quizá, sin querer hemos conseguido con nuestra actitud desviar el pensamiento de impotencia de los dolidos hasta un nivel de conciencia donde el dolor se hace más pasadero,  y solo eso sea lo que nos proponemos;  pienso que nada está definido y que alguien debe hacerlo.
Creo que los familiares de los muertos se encuentran sumergidos y sin poder remediarlo, en un círculo donde los que van a saludarles con la intención de mitigar su dolor, rápidamente cambian el chic y se sumergen en una tertulia en un lugar donde se debería respetar a los muertos, y lo convertimos en un punto de encuentro. Mi pregunta es: ¿queda dolor en los amigos después de saludar a los familiares afectos? o si  ¿simplemente nos basta con cumplir........con una costumbre que vaga y se moderniza a través de los tiempos?
o, ¿el alma del fallecido ha logrado que las nuestras no sufran por él, porque él ha llegado al nirvana, o serenidad del alma...?  entonces,  ¿quien ayuda a quién?..


Jecego.

4 comentarios:

Cristina dijo...

Hola Jesús! No soy partidaria de los velatorios, porque en algunas ocaciones terminan siendo un momento de encuentro y de conversación entretenida que nada tiene que ver con el difunto y la situación.
También pienso que muchos valores se han perdido y el dolor real solo lo siente quien pierde el ser querido.
Buen análisis el tuyo, abrazos, buen fin de semana.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Cristina, estoy enteramente acuerdo, de lo que no estoy seguro si es consecuencia de si es desarraigo y simplemente es desamor...
Un abrazo amiga, gracias por tu opinión.
Isidro.

Jacque dijo...

Eu estava sem net ..........


BEIJOS
BESOS

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Jacqueline, siento mucho no te encuentres bien,ya verás que pronto mejorarás.
Un abrazo, Jecego.