Verano y Otoño, adiós.

                     Santiago y Sixto pisando sobre la evidencia del Otoño, bajo un Castaño centenario.
                     La Dehesa. 29-02-12.


LLegó el invierno sin agua.


En esta imagen, el otoño brilla por todas partes y a todos los niveles. 
La hojas abandonaron sus ramas; la juventud abandonó al hombre y las fuerzas piden a gritos un bastón donde apoyarse;  a todos nos llega el otoño para recordarnos que pronto será mañana.
Mira las ramas del castaño tristes, grises y peladas. Su traje de hojas verdes se han ido al traste, y yacen secas en el suelo esperando que se las lleve el agua. 
Ya sin vida se han convertido en alfombra protectora de la tierra, la madre que les dio el ser, ahora abandonadas por las nubes del invierno secas, grises y raras.
Todo llega, sin prisa y sin pausa, mira como mis amigos Santiago y Sixto, se miran en el espejo de la mañana.
Jecego.

4 comentarios:

Cristina dijo...

Hola Jesús!En mi país entrará el otoño en poco tiempo y ya comienzan las hojas a baiar juntas en el suelo.
Bonita fotografía, hermoso paisaje.
Te dejo un fuerte abrazo!

Estrella Altair dijo...

Amigo que conozco esos arboles, esas formas.. esas hojas..

que bello, ruego a la Divina Providencia que llueva, mis arboles, mi tierra, se muere de sed..

en fin amigo.. Un besazo.. muy muy fuerte

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Cristina, en la naturaleza el Otoño está programado; en la vida del hombre, dentro de un orden, a cada uno le llegará su Otoño dependiendo de cada uno en forma individual.
Un abrazo amiga, yo ya he pasado 80 otoños, y los que faltan.......
Isidro.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Estrella, gracias por tu visita y comentario.
Mi Otoño va muy por delante del tuyo,un montón de años primero, pero a veces nos encontramos en el mismo castaño. Mi amiga, yo recuerdo cuando los colchones se llenaban de hojas secas.Ahora son de resorte y espumas acrílicas.
Un abrazo pimpollo....
Isidro.