Susto y luz.

Amanecer en el Valle de Güimar. Tenerife. Jecego.

Vi tu sombra proyectada en mi sendero
sin que estuviera el sol en su apogeo  
me asusté, luego pensé que no era  un miedo
que tu sombra la proyectó la luz de tus ojos
en el espejo de agua, del riachuelo.

Jecego.

4 comentarios:

Mery Larrinua dijo...

Sencillamente PRECIOSO!!!!
un abrazo

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Mery Larrinua, gracias por tu visita y comentario, tu precioso comentario; es un placer leerte y tenerte entre mis amigos.
Un abrazo y gracias por tu bendición.
Jecego.

Cristina dijo...

Quanta inspiración encontré hoy en tu blog! Si que trabajó tu mente, te felicito está genial.
Abrazos mil a la distancia!

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Cristina, gracias por tu comentario, sin gasolina el coche no camina y se para el motor. Los comentarios son el combustible que me animan.
Un abrazo y hasta mañana.
Jecego.