Al tiempo se lo lleva el viento.

Yo quise ser tu dueño y tu no me dejaste, pero yo solo, hice un  paraíso de sueños para ti y de paso dentro de mi, se creó una imagen, mi imagen de rey de aquel lugar solitario donde faltabas tú, pero mi mundo no tenía vida sin su Reina,  y mi castillo no cumplía la función para lo que yo lo había creado, faltaba tu calor, la luz de tus ojos, tu perfume, tus besos, el calor de tu cuerpo y hasta el tono de voz cálida que llenaban todos mis espacios cuando hablabas.  Ese castillo era mi cuerpo y mi patria, donde yo era arte y parte; todo era mío, pero no tenía nada; solo, soñaba contigo, me faltaba tu cuerpo declarado en rebeldía. 
Mi mundo, aquel que encerraba mi piel, aunque respiraba, se sentía morir, necesitaba la chispa de tu fuego, para dar calor a mi casa.   Ya para mi,  vivir era un oficio, vivía en la distancia , solo el viento me traía trazas de tu perfume y hasta células de tu piel para que no se apoderara de mi tu olvido.  A veces regreso a mi castillo a revisar mi tiempo, pero cuando llego no lo encuentro, se lo ha llevado el viento, o está contigo.  
Esta mañana al salir el sol, naciste en mi como chispa de la vida, ahora, ya en su ocaso me siento morir, y pienso:  que corta es la vida, cuando, antes de empezar a vivir, te sientes morir,
Jecego.


La Vida es corta, solo dura un momento  antes de empezar a morir.

8 comentarios:

Katy dijo...

Pero bueno Isidro, se puede saber que le pasa a mi poeta ultimamente a vueltas con el tiempo...
Es asi, breve, corto pero es lo hay. Cuando nos miramos en el espejo alguien dijo aquello de "Que pronto se me hizo tarde"
Un abrazo y buen domingo

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Querida amiga Katy, yo como tú creo que mi tiempo está revuelto, pero como no se el que me queda, le estoy dando rienda suelta, libertad, con la intención de mantenerlo bien avenido y que me dure mucho más, jajajaja,
Gracias mi amiga por ser gran parte de mi combustible, un abrazo y mucha suerte.
Jecego.

Flor dijo...

Te sientes morir? No, no faltaba más, un poeta no muere nunca.

Es verdad la vida es tan corta y la vamos destruyendo poco a poco. Decimos si yo naciera de nuevo... ya es tarde!

Gracias por haber entrado en mi facebook!

Y en el chat vi que estabas en el gmail y dije hola hola y nada. Dijiste que no sabes trabajar con el chat? Es muy facil y ahora hasta podemos hablar bla bla. Pide que te expliquen.

Besos y cariños
Flor

Cristina dijo...

Hola Jesús, me resultó bellísimo tu relato...rey de su castillo que espera su reina.
Yo te siento muy vivo al leerte, de lo contrario no escribirías estas maravillas.
Abrazos mil, mil abrazos.

Yasmina dijo...

Es la primera vez que paso por tu blog pero volveré hacerlo porque he terminado impactada con tu escrito, me ha encantado la manera de expresarte, tan romántica, tan nostálgica, que maravilla.

Te seguiré visitando. Saludos!

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Flor; yo no pienso morir por ahora, antes de escribir algo que me guste a mí, y eso aún no lo he conseguido. Un día te sorprenderé con algo fuera de lo común. Estoy aprendiendo a escribir romances, y creo que serán buenos.
Un abrazo mi amiga y gracias por tus ánimos.
Un abrazo desde aquí a Portugal, estamos en el mismo mar y no será difícil.
Jecego

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Cristina, yo también creo que estoy vivito, porque cuando leo sus comentarios siento correr por mis venas algo que fuera de esos momentos no siento.
Querida amiga, que San Valentín te regale todo lo que "pudiera" faltarte para ser más feliz.
Un abrazo muy grande que dure desde mañana hasta siempre.
Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Yasmina, gracias por tu visita y comentario.
Es un placer sentirse halagado con tus palabras.
Lo tomaré como un regalo de San Valentín.
Escribo casi todos los días compartiendo con mi otro blog de apuntes para la salud.
Un abrazo y bienvenida a esta tu casa.
Jecego.