Para un sol de mujer.

Foto de un mar de nubes sobre el Valle de Güimar, un amanecer. Jecego.


Siento que el calor de tus letras me hablan
en la sombra eterna de mi locura,
tu sol de cálida voz, sol ardiente me cura
con el simple vibrar de tus palabras.

Soy de ti prisionero de tus letras,
tu nombre se ha clavado en mi pecho
y con cadenas de acero han hecho,
un nidito de amor en mi alma.

Y ellas placenteras y armoniosas esperan
sorteando la noche tenebrosa
a que el sol abra su esfera, primorosa,

para que las palabras en sutil armonía
siembren en el el nido de mi alma
la suya,  junto a la mía.

Jecego.

Ver también las siguientes.

3 comentarios:

Estrella Altair dijo...

Querido amigo siempre intenso,apasionado y luminoso... para estas tus lectoras que agradecidas comprendemos la vida a través de tus letras tan bellas..y te pedimos...

danos mas... cada día mas... más poesía... de esta tan enamorada y apasionada..

pues tu eres capaz de nadar en los recovecos del corazón..y haces que las olas del amor.. rompan en el mar de nuestras vidas..y nos ayude a tirar para adelante..

un beso agradecido..

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Querida amiga Estrella, con comentarios como éste, cualquiera aspira a ser poeta.
Amiga, gracias por tan bellas palabras, solo en el cielo se encierra tanta belleza.
Gracias.
Jecego.

Jacque dijo...

Uma foto muito linda... JECEGO...
O teu poema é lindo... Adorei...

"Siento que el calor de tus letras me hablan
en la sombra eterna de mi locura,
tu sol de cálida voz, sol ardiente me cura
con el simple vibrar de tus palabras."


BEIJOS
BESOS