Mi imaginación fue a tu encuentro.

                          Otro amanecer en el Valle de Güimar desde La Dehesa. Jecego.


Y subí y subí por la escalera del cielo
buscándote,
resistí tormentas de arena,
de agua helada
y de fuego de sol;
pero no me rendí
buscándote....

La fuerza de mi esperanza
por encontrarte
era inmensa, no se agotaba
y yo subía y subía,
sujeto a mi escalera
con la fe puesta
en encontrarte.

Mi esperanza renacía a cada instante,
nuevas fuerzas me  alimentaban,
nueva fe me invadía
por la dicha de encontrarte;
aunque a veces algo me decía
ese encuentro, está distante.

Pero nada me arredraba
y mis brazos se extendían,
hasta el siguiente eslabón
de aquella infinita escalada.

Cada instante estaba lejos
pero mi inquietud se solazaba,
sentía que se aproximaba
el momento de nuestro encuentro;

y se hizo la luz en mi mente,
se abrió la puerta a mi esperanza,
y entre peldaño y peldaño, encontré
la poesía que buscaba. 

Puse sonrisa a mi esfuerzo
y  letras a mis palabras,
a mi escalada le llamé fe,
a tu encuentro, le llame gracia..

y a ti, aún no se,  como debo llamarte.....o


ya no recuerdo, como te llamabas.

Jecego.

9 comentarios:

mariajO dijo...

Precioso, me paso por aqui a saludar, me gusta :)cuantisimo tiempo sin pasarme por aquí espero que todo vaya bien y que este año este resultando bueno

bsS**

Katy dijo...

"Puse sonrisa a mi esfuerzo
y letras a mis palabras,
a mi escalada le llamé fe,
a tu encuentro, le llame gracia"...


La respuesta dentro de tí, Precioso Isidro, me ha encantado. La dificil búsqueda. El querer abarcar con a mente lo inabarcable. Buscar buscaremos pero entender solo con el corazón.
Al menos así lo siento.
Bss y feliz semana

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Katy; gracias por tu comentario, gracias por el toque de sabiduría que repartes con tus mensajes; gracias por aportarnos en tus blogs, todo lo que sabes.
Gracias.
Un abrazo, Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Katy, gracias por tu visita y comentario.
Acabo de descubrir que podía enviarte un correo; pruebo con este mensaje, y luego si me lo permites te enviaré otros.
Un abrazo. Jecego.

Jacque dijo...

Lindo poema...JECEGO...

Puse sonrisa a mi esfuerzo
y letras a mis palabras,
a mi escalada le llamé fe,
a tu encuentro, le llame gracia..


BEIJOS
BESOS

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Jacque, gracias por tu comentario. Sin esfuerzo no hay nada. Sin lucha no hay victoria y sin luz, no se ve nada.
Un abrazo. Jecego.

Estrella Altair dijo...

Amigo, jjajjajjja

a mi no me engañas.. el amor ... es siempre el amor..y no se olvida..

aunque uno diga que lo ha olvidado, o se haga el olvidadizo o se enfade, o se aleje..

el amor es para siempre y se guarda en el corazón como un tesoro...

el amor.. Isidro.. mueve.. todo lo que tenga que mover..

mira en tu poema como tu poeta escala el mundo en su encuentro.

y lo bueno es que se olvida de todo menos de vivir.

Un besazo

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Estrella, gracias por tu comentario. Yo no puedo engañar a nadie porque llevo el corazón a flor de piel y así no se puede mentir.
La vida es solo un momento y hay que vivirla y compartirla, eso es lo que hago.
Un abrazo grande
Jecego.

Cristina dijo...

Nunca hay que dejar de subir cada peldaño persiguiendo una esperanza, un anhelo.
Bello poema, bellas fotografías.
Gracias por compartirlas, un fuerte abrazo desde Uruguay.