Esta mañana....



Brillante amanecer, vieron mis ojos

entre nubes negras, rojas y blancas, ,
como mil clarines, trompetas y querubines
tocaban y bailaban, bailaban y tocaban
las nubes en el horizonte

 En su algarabía, mi pensamiento volaba,                    
y en mi embeleso, mi sueño compartía         
y hasta sentí como mis piernas se movían
al ritmo del movimiento de las nubes blancas
que portaban la luz roja del sol de la mañana.

Las parras me miraban y decían, amigo:
aprieta la tijera y aclara nuestras ramas,
nuestra vida es transitoria, corta y depende
del trabajo que tu hagas, en nuestras ramas
y no del color de las nubes, ni de si bailan o no bailan

 Desperté y seguí mi labor
con la tijera de rama en rama,
haciendo lo que debía hacer en cada sarmiento
para luego satisfacerme con el jugo
de las uvas: moscatel, negras y blancas. 

Jecego.


8 comentarios:

Katy dijo...

Un buen jardinero eres sin duda y muestras en versos la labor árdua y trabajo en tu viña.
Seguro que prosperan bajo tus cuidados como tus palabras en verso.
Bss y buen finde

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Katy, gracias por tu comentario.
Cuando las plantas hablan, el hombre se estremece y obedece, dando su amor a las ramas.
Un abrazo querida amiga.
Jecego.

Cristina dijo...

Delicioso poema y riquísimas uvas!
Gracias Jesús por tus comentarios, son un abrazo al alma!
Te dejo un saludo enorme desde este pequeño rincón de América.

Pluma Roja dijo...

Precioso amanecer en el campo cortando para dar vida a las nuevas ramas del árbol.

Saludos cordiales amigo Jecego.

Estrella Altair dijo...

Ummm que ricas.. y como te agradecieron sus cuidados..

anda preparanos un manojo de esas ricas uvas para que las probemos los que te seguimos..

que de tu mano tienen que salir...una plantitas tan sanas y vivas..

me da envidiaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa mucha..

besos y mas besos... de miles.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Cristina, cuando vendimie me acordaré de ti y te mandaré a través de viento, un racimo con sabor a miel.
Un abrazo, gracias por tu comentario y visita.
Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Pluma Roja, en la naturaleza la poda se hace imprescindible; se dice que el burro fue el primer podador.
¿No será necesario hacerla también entre los humanos? quizá así mejoremos nuestros frutos.
Amiga, un abrazo muy fuerte, para que se nos quite el frío. Yo estoy abrigado hasta las orejas.
Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Estrella, la agricultura es el trabajo más agradecida a la mano del hombre, siempre da y gratifica.
Las parras son muy buenas madres, a sus hijos, los racimos lo esconden entre sus hojas hasta que son mayores, luego los saca al sol para transformar su masa en jugo, y dejándolo fermentar, hacemos vinoooooo y con él, tomándolo, nos transformamos... en super-persona, en charlatanes y hasta en héroes.
Un abrazo amiga, ya tomaremos algún día un vasito juntos..
Jecego,