Bajo un castaño.

Bajo un enorme,  y centenario castaño
cuyas largas ramas me dan sombra,
cobijo mi cuerpo de los rayos del sol 
pensando en ti, adorada alondra,
y junto al tronco sentado, te escribo.


Entre las ramas entra un rayo de tu luz
que se posa sobre mis páginas blancas,
mientras tú estás, sentada sobre mullido banco 
yo sobre una piedra, pienso y te recuerdo;


y usurpando tu imagen, me acerco y te escribo
lo que estoy imaginando si estuvieran  juntos
tu cuerpo y el mío, a la sombra del castaño
que nos mira envidioso, y muerde su silencio..


En mi alrededor todo se esconde a mis ojos
solo tu imagen revolotea cerca de mi lápiz,
y se posa sobre mis páginas blancas
para romper el silencio, con palabras mágicas;


que nacen en tu pecho y me regalas
para que llenen mis páginas con tu luz,
que ahora están en blanco y a oscuras
esperando los silencios, que emite tu alma.


Jecego.



3 comentarios:

Pluma Roja dijo...

Hola Jecego, me encanta esta forma tuya de juntar imágenes para convertirlas en poesía. Bajo un Castaño es eso amigo Jecego. Pura poesía.

Con mi afecto y respeto.

Saludos cordiales.

Jacque dijo...

JECEGO ! Adorei esse poema... Lindo !


BESOS
BEIJOS

Estrella Altair dijo...

Querido amigo como siento tu marcha, algo de mi se va contigo..

espero que vuelvas...

y te espero ya.. desde ya..

piensatelo...

y sin o vuelves al menos sabes que mi correo está a tu disposición..

Un abrazo, un beso y buen viaje.