Sábado 4 de Junio. La Dehesa-


Sábado 4 de Junio del 2010.
Finca, a 1.318 metros de altura, en el Valle de Güimar.
Por encima del monte, y por debajo de la cumbre.
DENOMINADA LA DEHESA.

A las 8 de la mañana subí a la Dehesa, desde Güimar, 8 km, allí me esperaban las parras, frutales: tunos, higueras, castaños, peras, manzanas, etc. etc.

Mi llegada siempre es una apoteosis para mis amigas las plantas, unas agitan sus ramas, otras me enseñan sus hojas más bonitas y también se quejan y me hacen ver las ramas más estropeadas; tanto las plantas, como los arbustos y los árboles, me dan las más variada listas de noticias, buenas y malas.

Los primeros momentos me tienen como loco mirando a todas partes, pues recibo llamadas en todas las direcciones, yo levanto mis brazos y les digo: ¡¡tranquilidad!!, yo las visitaré a todas, ninguna se quedará sin mi atención. Ellas parecen comprender el idioma de las manos, porque  se callan, o yo,  lo entiendo así.

Subo aquellas lomas por los escalones de piedra y las miro; estudio sus necesidades y trato de favorecerles, ellas me saludan con sus hojas, flores o frutos mostrando su agradecimiento. Me hacen recordar a los aficionados al fútbol cuando su equipo marca un gol, pero mucho mejor, me saludan muy felices y contentas…...

Hoy me emocionó ver como el sarmiento de una parra se elevó hasta la rama de un ciruelo y con sus hojas acariciaba un racimo de ciruelas, preciosa demostración de hermandad, hermoso mensaje de amor. ¡¡que lección para el mundo!! si supiéramos aprender y practicar  lo que la naturaleza nos enseña cada día.

Los níspero, llorando me enseñaban sus frutos manchados y ennegrecidos, no tenían consuelo, lloraban su mala suerte, “fíjate, me decían” cuando empezábamos a dorarnos para ofrecerte el oro de nuestra masa, llegó el soberbio granizo y nos machacó, algunos hermanos se escondieron bajo las hojas, pero la fuerza y el peso de sus balas, nos hirieron a todos. Nos da pena mostrarnos así, pero bajo esa piel martirizada hemos guardado nuestro néctar para demostrarte lo que te queremos.

Los damascos, duraznos, ciruelas, peras y manzanas, tenían vergüenza de enseñar sus caras y las escondían bajo sus hojas cribadas por el granizo; como los nísperos, sufrían las inclemencias del tiempo frío y ventoso de finales de Mayo. Hoy aquello parecía un hospital, todo daba pena, había desaparecido la felicidad de mis amigas las plantas,  sus frutos y verde hojas estaban salpicadas de heridas producidas por los granizos.

En el extremo más bajo de la finca, un castaño, no tenía consuelo, su brazo mayor estaba apoyado en el suelo, señal de derrota; había perdido una batalla contra el viento, “me decía”: más de cien años de lucha, para al final salir derrotado; me pasó como a aquel guerrero que perdió un brazo en una batalla; solo que a mí no me dieron la oportunidad de defenderme, y resistí cuanto pude, pero mi longevidad colaboró con mi enemigo el viento.

Hoy el tiempo estaba bueno, entre sol y sombra, pero sin viento.

Saqué varias fotos de los pinos, con su pinocho bicolor. sus tonos verdes, por que aún se conservan la pinocha verde oscura, la vieja, y la nueva de verde claro ya está grande,

Los tunos están grandes  y son abundantes; será lo único sano que quedó del crudo e inesperado invierno de Mayo. (por estas latitudes no suelen ocurrir estos fenómenos atmosférico)..

Ya,  a la salida tome fotos a unos tajinastes que están custodiando la entrada y salida de la finca y les advertí de que cuidaran a sus amigos, que no bastaba en cuidarse a si mismos y lucir su estampa de más de dos metros de altura de flor roja, que había que ser solidario.

No se como se portaran, les dije que volvería el Miércoles próximo, pero no me contestaron, el silencio fue su respuesta.


Pero volveré.


Jecego.

13 comentarios:

Jacque dijo...

Lindo conto... Lindo passeio...
Quero ver as fotos...

BESOS

mariajO dijo...

Parece un hermoso lugar... como un pequeño jardin del eden pero en la tierra un hermoso lugar donde pasear...conversar...y sobre todo reflexionar...seria el estilo de sitio al que iria a pensar si estubiera triste o confusa...

Hermoso...y hermosa música....

bsS**

Jacque dijo...

Hermoso...

Estrella Altair dijo...

Y ellas lo saben, por eso te hablan con tanta claridad, sino permanecerian mudas... las conozco bien, sobre todo al castaño, a la parra, al peral y al manzano.

y que bello relato... y que bellos sentimientos, se parecen a los mios.

somos todos uno querido amigos, todos los seres del planeta vivos o inertes..

me ha gustado tu paseo...

y te digo.. comes de todo eso que te dan tus plantas???

eres afortunado si es... si

y ya me gutaría a mi probar de esos alimentos tan directos y buenos que seguro que tienen curación la minima.

en mi pueblo se cura con eso que se oxida... y que es como azul..

no me recuerdo ahora como se llama...

y dicen que no es malo???

Un saludo

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Jacqueline, gracias por tu comentario. Las fotos las pondré cuando las revele y será en ese cuento para que ocupen su sitio.
Un abrazo Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

María O., gracias por tu comentario, cuando uno tiene un trozo de tierra como yo, para su dueño es una esclavitud, para los demás, un paraíso. La verdad es que cuando está cuidado, nos regala ¡¡tanto!!, que nos hace ricos en salud, y nos da tanta felicidad que hasta hacemos cuentos y poemas de su existencia.
Amiga, un gran abrazo; si seguimos comunicándonos te haré preguntas sobre amigos gallegos.
Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Estrella; Mis plantas son mis amigas, aunque también tengo otros amigos que caminan. La verdad es que las plantas hablan, en un lenguaje que se expresa en sus hojas y recogen nuestros ojos. Solo es cuestión de interpretarles. En casa todos comemos sus frutos. Son mejores que los de riego, su carne tiene menos agua y por ello su sabor es más concentrado.
No se que eso azul que se oxida, aquí no ocurre eso, o yo no lo he visto.
De probar es algo difícil, y ahora con lo del pepino, será más serio enviar algo.
Por cierto, nos aproximamos mucho al origen de la bacteria.
Un abrazo amiga.
Jecego

mariajO dijo...

=) gracias por tu comentario y por supuesto puedes hacer las preguntas que desees si conozco la respuesta te las contestaré encantada ^^

Y la verdad que la música de mi blog la escogi en un momento en que habia mas oscuridad que luz en mi vida jeje algun dia puede que la actualice aunque no cambiaria demasiado xD y sii pero creeme que mi historia es real esta muy resumida pero tiene poco de literatura xD luché lo que pude, luché con todas mis fuerzas pero no puedes obligar a nadie a quererte sencillamente eso...

dicen que si amas algo lo dejes libre si vuelve a ti esque es tuyo sino vuelve esque nunca lo fue...solo el tiempo y el destino contextaran esa última pregunta que me queda...

bsS**

mariajO dijo...

P.D: no entiendo mucho de plantas la verdad pero eso azul es un pesticida aqui se le hecha a los tomates por ejemplo para que la helada no los mate... ni idea de si es bueno o malo pero creo que sirve para eso xD creo que es azufre (no estoy muy segura pero eso tambien se les hecha a algunas plantas por aqui xD)

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga MariajO, amiga, el azul que dice Estrella, no se si será pudrición, porque habla de oxidación; pero lo tu dices es sulfato de cobre y azufre, que también se usa aquí, para endurecer la hoja el primero (un poco tóxico) y lo segundo como fungicida, para evitar los hongos y muy poco toxico.
Mis preguntas son: cuando niño, conocí aquí en la escuela a dos hermanos llamados Jose y Emilio Vazquez Alvarez??, teníamos 11 años, ahora 80, eran gallegos hijos de un militar del Grupo Tiradores de Ifni; no he vuelto a saber nada de ellos, y mi memoria me ha hecho tenerles presentes. Solo curiosidad. Un abrazo amiga. Gracias.

Estrella Altair dijo...

Si es azufre.. tienes razón..mariaO

y es que no lo recordaba..

lo que no sé es si es bueno o no.

Un beso para los dos...... que estaís cerca de las plantas.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Estrella, nos veremos bajo el castaño, creo que el árbol que menos pide.
Un abrazo, y gracias por tu comentario.
Jecego.

Estrella Altair dijo...

Así sea Isidro...

besos