La flor rebelde.


Miraba la flor a otro lado
se sentía reina del lugar,
era inconsciente con el sol
que le había subido a su pedestal;
para que el viento llevara su perfume
de uno a otro lugar del mundo.
La flor coqueta había visto su cara
en una gota de rocío al amanecer,
y se sintió tan superior y hermosa
que regaló sus pistilos a un clavel;
y se acercó tanto a él, que perdió 
en un momento, su aroma, color y ser.                         
En el transcurso de un día
había perdido sus pistilos,
y ultrajado sus pétalos
con los estambres del clavel;
el viento se llevó su fragancia
y cayeron las gotas de rocío,
ya no tenía donde mirarse
ya todo,  lo había perdido. 
Cuando llegó del día su ocaso,
el sol, se acerco y le dijo:
amiga flor, te encuentro marchita,
pálida, estrujada, sin aroma ni color,
y aún llevas clavado el dolor
en tus estambres rotos;


volveré mañana, y se fue.
Al amanecer, se acercó y le dijo:
yo soy el amor de tu vida
no debiste dejar de mirarme,
porque hay amores que matan,
y he venido a consolarte.
Pero quiero que abras tu pecho
para que en la próxima primavera,
dejes que se abran tus pétalos
para que perfumen toda la tierra;
que los ojos del mundo te miren
y sepan que naciste para agradar los sentidos
de todos los habitantes de la esfera;
ayuda y deja que crezcan tus pistilos,
también que tus pétalos vean la luz del sol
y que el viento esparza tu aroma por el mundo;
y olvídate del espejo de la gota de rocío
que ya te engañó una vez, y fue su triunfo.


Jecego.


No te fíes del espejo, es traicionero, miente de continuo. 
Solo tu estado de ánimo te dice la verdad, porque la belleza está dentro de ti.
Jecego.



2 comentarios:

Jacque dijo...

Lindo Poema.......
"Solo tu estado de ánimo te dice la verdad, porque la belleza está dentro de ti" que lindo...

Beijo

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Jacque, ¿lo has comprobado? lo que buscas está dentro de ti.
Fuera, no encontrarás nada.
Solo tus ojos encontrarán la belleza que buscas, y ellos nunca te defraudarán.
Lo que está ahí fuera, lo ves con los ojos del cuerpo; lo que llevas dentro solo lo verán los ojos del alma.
Amiga. gracias por tu visita y comentario.
Un abrazo. Jecego.