Un viejo y un borrico blanco.


Foto tomada de Google.
(Éste fue otro burro). (El de mi cuento es blanco).
(Ponerle un ritmo de punto cubano).


Un viejo iba cantando
tirando de un blanco borrico,
que hacía muecas con su hocico
hábilmente bailando; 


el borrico de blancas lanas
como el pelo de su amo,
levantaba sus manos
para acompañarse con palmas;


mientras con sus patas
bailaba un zapateado,
hacía palmas con sus manos
y se acompañaba el condenado;


con sus orejas hacía giros
como antenas escuchando,
con su cuello contorneando
hacía gracias a los vecinos;


zapateando en el suelo
girando sus manos alzadas,
y con su cintura curvada
imitaba un gran tanguero;
ondulando su cuerpo entero
echando adelante sus patas,


el borrico ya cansado
de bailar sin mucho tino,
pedía un poco de vino
por sus narices  insuflado ;


y se puso el burro farruco
enseñando sus dientes al viejo,
que metió en su nariz el tejo
y le vació el vino caduco.


Se le acabaron las penas 
sus ojos lucieron blancos,
y sus dientes como perlas
relucían en el asno;

se levantó sobre dos patas
y haciéndo palmas con las manos,
se fué el borrico con su amo
haciendo circulos con su cola;

y bailando calle abajo siguieron        
a un  ritmo enloquecido,
y como artistas empedernidos
entre los árboles se perdieron.          

Jecego.

6 comentarios:

Estrella Altair dijo...

Y durmieron juntos "la mona", no hay duda..

ambos se entendían, ja, ja, ja, el burro dejó de ser farruco y ese vino ayudo...

muy buena..

con música incluida

Besos

Flor dijo...

Muy bueno tu cuento en verso Isidro, me encantan los burricos y bailador mejor todavía jajajaja.

Besos
Flor

Katy dijo...

Divertido el borrico y su amo, y con ritmo cubano, hablando y bailando, quedaron amigos a traves de tu mano:)
Muy gracioso.
Un abrazo Isidro

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Estrella, eso del burro se me da bien, lo del vino, bastante mal, y lo de por la nariz, he oído con mucha frecuencia decir: que es medio para engordar el bolsillo de los vendedores de ese alimento.
La música que se me ocurrió oyendo un programa que estaban poniendo por la radio; y escribía según oía.
Feliz fin de semana, que sea un gran día familiar.
Un abrazo. Jecego.

PD. Ayer viernes, tenía escrito un tema, no poético, sobre los ordenadores y los niños, y cuando estaba corrigiéndolo, se me puso la pantalla gris, le di al retorno y se borró todo.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Flor, gracias por tu comentario; los borricos son animales muy inteligentes; tienen una gran memoria; te agrdecen a su manera lo bueno que le hayas hecho, y lo malo no lo olvidan. Me alegra mucho que haya sido de tu agrado, y lo celebro.
Un abrazo y feliz fin de semana. Yo lo aprovecharé para escribir sobre los ordenadores y los niños, que ayer se me borró después de terminado.
Un abrazo.
Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Katy, gracias por tu comentario; nunca tuve un burro, pero un vecino tenía uno y lo llegué a tocar y ver como se conocían los dos, cada uno en su papel.....
En este caso cuento lo que aprendí en un momento, seguramente habrán muchas historia mejores, como la de la foto; el burro flautista.
Un abrazo amiga, Que Dios te bendiga.
Jecego.