En busca de la noche.

















Me refugio en ti, alejándome de la ciudad alborotada
llena de ruidos y voces, donde las calles tiene nombre, 
rayas, semáforos, pasos de peatones
y las personas somos cosas o nada;
siempre leyendo carteles, diciéndote a donde vas
o, tal vez, comerciales anunciándote rebajas.

Me refugio en ti, porque en tu seno
no oigo ruidos ni veo nada: 
en tu silencio me oculto de pleno
y me abrazo a una intimidad soñada,
en mi pensamiento perdido
entre tus brazos, mi hada.

Me refugio en ti, buscando mi paz,
escudriño tus rincones oscuros
donde los pensamientos son puros
y las ideas más claras;
por si encuentro en tu amplitud un espejo
donde pueda ver las luces de la ciudad,
donde pueda descansar mi cuerpo ya viejo
y encontrar el amor que me abraza.

Me refugio en ti, porque eres mi compañera,
la que nunca me ha fallado, en mi vida larga.
al final de cada día has venido a mi lado
a poner mi cabeza en tu almohada;
y será así hasta el final de mis días
y mientras mi mente se apaga;
tu serás mi espejo,  donde yo mire 
en las noches más largas:
mi ciudad con sus semáforos,
sus luces y sus rayas.

Me refugio en ti, porque aunque muera, no muero,
porque la muerte solo es:
oscuridad, un espejo  y silencio,
mucho silencio.....
y todo eso lo llevo
implícito en mi cuerpo.

Jecego.
.

4 comentarios:

Náyade García dijo...

Me refugio en ti, porque eres mi compañera,
la que nunca me ha fallado, en mi vida larga.
al final de cada día has venido a mi lado
a poner mi cabeza en tu almohada;
y será así hasta el final de mis días.
Si no le importa me copio esta estrofa, aunque cambiando el femenino por masculino, para dedicársela a alguien muy especial en mi vida.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Náyade, todo lo que esté en mi blog puedes hacer uso de ello.
Tu confianza es un premio para mi.
Un abrazo. Jecego.

Pluma Roja dijo...

Buenas noches Jecego, vengo a tu blog a deleitarme con tus poemas, éste no se queda atrás de los otros que he leído. Bello, muy bello.

Un fuerte abrazo mi querido poeta.

Hasta pronto.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Pluma Roja, gracias por tu visita, tu eres la flor de una planta, la crema de un dulce, la corona de un rey o la cima de una montaña; gracias por tus comentarios, que son para mi, como la firma de un documento que necesitaba.
Un abrazo por estar tan cerca de mi.
Feliz año 2011, que la salud y la paz sea contigo y tu familia.
Jecego