Caminado por tus veredas.

Mis andares.















Pisando tierras virgenes
abriendo nuevos caminos
buscando mi destino,
encuentro un espejo de aire
donde por casualidad me miro.

Y se arruga el cristal donde vivo
en ausencia del cuerpo que tengo
simulando la piel de mi destino.    

Se despierta mi arrogancia
se equilibra mi fiel amigo,
se disipan mis arrugas
acercandose a mi destino.

Las veredas se ensanchan
se abren mis caminos,
mis sueños se desvanecen
ante el cristal de mi rio;

con su agua dormida y transparente
quita mis arrugas de un tiro,
y se hace más hermoso mi andar
abriéndo de nuevo mi camino;
de regreso al tiempo donde estaba
antes de quedarme dormido.

Jecego.

6 comentarios:

Pluma Roja dijo...

Precioso poema, como todos los que te he leído. Poeta.

P.D. Estaré fuera por el mes de diciembre, estaré pendiente de las publicaciones, cuando pueda comentar lo haré. Felicidades.

Katy dijo...

Lo malo es el despertar, porque es cuando te das cuentas que ha sido un sueño:)
Un abrazo

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Pluma Roja, Gracias por todo.
Me alegraría que tuvieras unas buenas vacaciones, que descanses sy fuera lo que buscas y que la suerte sea tu mejor aliada.
Diciembre es el ms del turrón, no te pases y cuidado con el azucar.
Un abrazo amiga, que seas muy feliz libre de las cadenas de las obligaciones.
Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Katy, soñar tambien es hermoso, sobre todo cuando lo hacemos despierto.
Amiga un abrazo, Que Dios sea tu guía.
Jecego.

SUSURU dijo...

Me tocaste el alma con pura belleza.

Así es como siento el poema.

Muchos besos y gracias por visitarme

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Susuro, gracias por tu visita y comentario.
Siempre es agradable mirarse en espejo ajeno.
Un abrazo amiga.
Jecego.

PD, quizás te interese ver mi otro blog de Apuntes para la Salud.