El silencio de las campanas.

El silencio de las campanas.-



Foto del malpaís de Güimar.
Tenerife. Canarias.










Silencio dicen las campanas
cuando echan su voz al viento,
silencio, cuando hablan a los ángeles,
silencio, cuando doblan a los muertos;
porque las campanas cuando tañen
es para rogar silencio, silencio….silencio. .


Contradictorio tañir, para rogar silencio,
cuando las campanas hablan
se oyen muy adentro,
donde se siente su mensaje
más que oír su bronce hueco;
como se siente el amor o la muerte
con un corazón abierto.



Silencio,
es la voz de los enamorados
que cierran sus bocas con un beso,
para evitar las palabras
que se puedan llevar el viento;
guardando como las campanas
en el bronce de su cuerpo hueco.


Jecego.






No se.


Es la primera frase que nace
de una mente llena de recuerdos,
porque todas quieren salir juntas
por un camino lleno;


de palabras y momentos vividos
queriendo escapar del secuestro,
que ocupan en un cuerpo libre, libre,
libre como el viento.


Jecego.

8 comentarios:

Sneyder dijo...

Qué maravilla Isidro o Jesús, no sé cómo llamarte, pero si decirte que me encantan tus versos.


Tienen las campanas en su timbre seco
un soplo de goces, alegrías
que alimentan nuestras vidas,
y un toque de tristeza que irrumpe,
melancólica y oscura.

Un cariñoso saludo
Caty

Carla dijo...

Amigo...acá de vueltas...vengo a deleitarme con tu bello poema!!!
Campanas que piden silencio, en momentos ...y compararlo con los enamorados que hacen silencio llenándose de besos, para que sus palabras no las lleve el viento...SILENCIO...!!!
Qué hermosa comparación y metáforas que usas, como siempre , un honor leerte!!
Un abrazo y buen finde!!!

Amelia Díaz dijo...

Precioso, amigo!!!
Recuerda al título "¿Por quién doblan las campanas?"

Y tu poema parece que responde:po r el silencio.

Hermoso.

Besossssssssss

Náyade García dijo...

Precioso poema amigo.

Escuchad el tañido de las campanas.
¡Campanas de hierro!
¡Qué mundo de solemnes pensamientos su monotonía impone!

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Sneyder o Caty; gracias por tu visita y comentario. Es un placer leer tus comentarios, Así da gusto escribir. Es normal que las campanas hablen, lo dificil es entender su idioma tan diferenciado según cada momento.
Un abrazo amiga. Hasta luego.
¿Hass visto Apuntes para la Salud?-
Me llamo Isidro Jesús, oficialmente Isidro, familiar, Jesús.
Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Carla; precioso comentario, son éstos los que me inspiran.
Gracias por tan lindas palabras.
Feliz descanso. Un abrazo.
Jecego

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Amelia; gracias por tu cometario. A veces pienso que si no fuera por la fuerza que recibo con los comentarios, yo no tendría ganas de escribir.
Yo se que no merezco el gran numero de visitas que tienen mis dos blog, pero me aferro a su bondad y disfruto leyendolos.
Un abrazo. Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Náyade; gracias por tu comentario. Las campanas hablan, tañen, susurran y hasta doblan. Es muy versatil su lenguaje, hasta cuando callan, al verlas, nos traen a la memoria muchos pensamientos.
Amiga, un abrazo.
Hasta luego.
Jecego.