Soliloquio del viento.

Soliloquio del viento.

06/07/2010.                                                                 
.




Alborada en el sur de Tenerife.










Mi vida en tus manos,  tibia primavera,                    
con bellas nubes de alboradas,
que en la mañana luce despeinada
su frágli, blanca, y gris cabellera.             

Mi trabajo de peluquero empedernido                     
acaricia, peina y tiñe su pelo alborotado,
siguiendo tus caprichos de dama poderosa
reina y princesa, de aquel horizonte lejano.

Mi trabajo se ciñe a tus caprichos temporales
siempre de uno a otro lado del horizonte,
ya vendrá el verano cálido y arrogante
con otro sol,  que tus caprichos cambie;


y me libraré de hacer, lo que ti te salga
y seré lo que soy;   viento del norte:
libre, a mi aire, hasta volver a chocar
con otra montaña que me pare.


Para volver a ser de ella mensajero errante
portador de sus perfumes a los ángeles;
y llevaré pétalos de rosas, de violetas, y jazmínes
a todas las mujeres del mundo en mis volares.

Mientras, encerrado en mi soliloquio, errante,
cantando mi tristeza, solitario, balbucearé:
pobre de mí que solo soy un poco de viento,
que cada montaña me cambian el norte;
ganas tengo de quedarme como nube en el llano
como árbol, como rosa, violeta o  jazmín:
pero nunca más ser….lo que soy.....
viento, viento, viento….


Jecego.

En la vida humana sólo unos pocos sueños se cumplen;
la mayoría se roncan.
Jardiel Poncela.
 
El viento no sé que suerte tendrá hoy.
Jecego.



10 comentarios:

Flor dijo...

Un beso mi poeta romantico.

Flor

Katy dijo...

Preciosa tus palabras Isidro, pero tampoco me disgustaría si fuera viento, para llevarme lo negativo, lo triste, las injusticias, las penas, y dejar paso a cielos nuevos y tierra nueva.
Lo malo es no no saber quién se es. Tú eres una bellísima persona, y ningún viento se llevará tus palabras.
Un abrazo

Sneyder dijo...

Muy bonito "Soliloquio del viento"


... ganas tengo de quedarme como nube en el llano
como árbol, como rosa, violeta o jazmín...

¡Maravillosos versos!

Un cordial saludo

medianoche dijo...

Un lujo leer tan hermosos versos, con bellas metáforas, me encanto amigo.

Besos

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Flor, espero que tu ánimo se haya fortalecido; que tu dolor se vaya haciendo pasajero, y que la vida te sonría de alguna manera.
Gracias por tu visita y comentario.
En estas últimas semanas he notado la ausencia de una Flor en mi jardín que necesita del perfume de tus letras.
Un abrazo.
Jecego

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Katy, cuanto me gustaría ser lo que tu piensas de mí, pero solo soy lo que Dios quiso que fuera, uno entre millones parecidos. Un grano de arroz en un saco; otra cosa es lo que tu piensas.
Un abrazo amiga, que Dios te bendiga, yo ya lo hago.
Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Sneyder, gracias por tu bello comentario; tu deseo ya se ha cumplido, ya eres:

un sonrisa
un jazmin
una rosa
una violeta
una nube y
un ábol
en el llano.

Cuídalo, riégalo y lo verás crecer a los ojos de tus amigos.
Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga medianoche, gracias por leerme y dejarme tan elocuente comentario, ¡que hermoso tener amigos como tú!.
Un abrazo, me esmeraré en serte útil con mis versos.
Jecego.

Estrella Altair dijo...

Isidro.. no acabo de entenderla..

quizás ser viento.. es el destino del ser humano.. viento y dejarse llevar... como tu dices solo somos uno entre miles...

quienes en realidad para decidir nada?..

somos mucho menos libre de los que nos creemos...

pero si está en nuestra mano hacer lo que este de nuestra parte para que el viento no sea huracan e incluso si llega a serlo como lo es en muchas ocasiones de la vida.... aceptar la derrota, pensando en la siguiente batalla para ganarla incluso al tifón..... con dolor incluido.

En fin.. me he enrollado, me haces hablar, con tus textos.. y escritos de reflexiones paralelos..

Que te dan de comer...????

lo digo por la energía para producir post... que no doy a basto,ja, ja, ja,

Besines Isidro

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Estrella; yo no creo en la libertad absoluta, porque no existe. Todos estamos limitados por algo y/o por alguien, y cuando no es así, nos limitan nuestros miedos, nuestros temores y hasta el viento o la lluvia nos cierra el paso.
Amiga, todos somos "algo" dentro de una piel que nos limita, antes, fuimos una célula limitada por una membrana, y mañana seremos: tierra o viento, según nos traten el último día. Pero siempre quedará con nuestros amigos, nuestro espiritu, nuestra alma....
Un abrazo.
Jecego.