Te recuerdo.
(15 de Junio del 2010)

Pienso  en el remoto jardín de mis amores,
en aquellas tardes doradas por el sol ardiente,
cuando acariciado por la brisa tibia  de la tarde     
removía tu rizada melena con un soplo cálido;
y se desbordaban  mis sentidos en arroyos
que desembocaban en un beso de tus labios. 

Recuerdo el ancho bosque de tu cabello
donde se perdían mis manos, buscando
el roce de tu piel con mis dedos
para quemarme con el calor de tu pelo rizado : 
y aunque era verano, mi sangre superaba
el aire caliente de aquellos días de embargo.

Creo que fue un sueño en el mar dorado de tu piel
donde mis manos eran el soplo suave de la brisa,
de aquella nube que dejó mi alma herida
por el calor de tu piel y el embrujo de tu sonrisa;  
y ese recuerdo que desborda y turba mi alma,
anida en mi pecho, donde perdura y eterniza..

Jecego.

4 comentarios:

Flor dijo...

Isidro, este poema es de lo mas lindo que yo tengo leído!
Quisiera tener ese pelo rizado y estar cerca de ti y sentir esa brisa tibia de la tarde y darte un beso en tu faz!

Eres lindo!
Besos y cariños
Flor

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Flor, tu comentario es el más elevado galardón que he recibido nunca. Gracias por tanta generosidad.
Amiga, que un soplo de humildad te lleve mi mayor agradecimiento; yo no se escribir tan bonito como tú, pero, sí se soñar.
Un abrazo amiga, que seas feliz.
Jecego.

Katy dijo...

por qué eres tan constante, memoria mía? ¡dale descanso a mi desconsuelo!.
Por favor que verso tan bonito, me toca con sus alas el alma.
Un abrazo Isidro, eres pura poesía que no poeta.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Katy; gracias por tu comentario; hoy he escrito dos, y aceptando los comentarios, parace ser un buen día.
Ahora, con los amigos que tengo, cuaalquiera es poeta.
Un entrañable abrazo.
Jecego.