Seamos útiles en la vida.

No nos falta valor para emprender ciertas cosas porque son difíciles, sino que son difíciles porque nos falta valor para emprenderlas. L.A.Séneca.



Todos nacimos con una tarea que hacer; pocos la han hecho; muchos dicen mañana la haré, otros dicen: es muy difícil, creo que no la haré; y muy pocos piensan que nacieron con un fin, el de hacer aquello que motivó su nacimiento; ¿pero cual es ese fin?, ¿quién lo sabe? (nacer, crecer, multiplicarse y morir, tal vez); tendremos que ser como el agua del río, que va, pero no sabe a donde; descubre su camino a la vez que lo va pasando, nunca mira atrás; no sabe de donde viene ni a donde va; su voz solo se oye cuando choca con las piedras, su cantar; en cada roca, un sonido diferente; a veces descansa en un charco y calla, pero sigue avanzando hasta la otra orilla donde reinicia su marcha hacia la muerte, hacia el mar…


Nosotros, hacemos comino al andar, y ya lo conocemos; el agua hace un río en su camino; y son sus orillas, el verde de sus riveras, el recuerdo vivo que deja al pasar, haciendo que su paso por la tierra no sea estéril.


Nosotros debemos hacer igual, dejando a nuestros hijos para repetirnos en el tiempo y que  no sea estéril nuestro andar


Jecego,

2 comentarios:

Pluma Roja dijo...

Interesante post, sabemos de dónde venimos pero no hacia dónde vamos. Y creo que nunca lo sabremos. Y cuando ya podríamos saberlo ya no nos damos cuenta. ¡Quien sabeSaludos cordiales, Jecego Poeta amigo.

Aída

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Pluma Roja; eso es la verdad; sabemos donde estamos, pero no a donde vamos, y aún sabiendo donde queremos ir, no sabemos si llegaremos.
La vida solo es un momento, disfrutemoslo, porque no sabemos si tendremos otro para hacerlo.
Un abrazo, y hasta luego...
Jecego.