Cuando se abre la boca.

Cuando se abre la boca.
(la palabra se repite mil veces)

Salen de su encierro las palabras
que antes eran pensamientos,
convertidas en ráfagas de viento
que dirán cosas cuando salgan;
huyendo precipitadas de su encierro
con la esperanza de ser libres donde vayan.


Cuando los labios se separan
queda la boca entreabierta,
dejando libre la puerta
que antes estaba cerrada;

quedando en libertad el pensamiento
que deja escapar las palabras,
y queriendo decir lo que siente
con frecuencia mete la pata.


Los labios son la puerta de hierro
que mantiene la boca cerrada,
hasta que el pensamiento madura
y pone freno a las palabras;

y digan lo que deben decir
en cada momento que salgan,
porque libertad, no es libertinaje
hay que medir las palabras,
haciendo madurar el pensamiento
antes que la palabra salga.

Para alegrarse y no arrepentirse
hay que escoger las palabras,
que enarbolen, no degraden
para que crezca el que habla;
recreándose en lo que dice
haciendo hermosa la palabra.

Jecego.



2 comentarios:

vuelo de hada... dijo...

Interesante, la verdad nunca imagine escribirle algo a las palabras y cuanta razón hay en las tuyas a veces salen de nuestra boca aquellas que son hermosas, pero en otros momentos sería mejor ni abrirla porque decimos tantas otras que pueden herir.
Un abrazo desde mi rincón y hermosos versos siempre me dejan pensando...

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Vuelo de hada..
Me encantó tu opinión. Siempre he pensado en que los labios se deben mantener cerrados mientras hablamos, por si se nos escapa alguna palabra que deseamos decir, pero que nuestro yo, no quiere soltarlas.
Me has llenado de placer al decir que mis palabras han ocupado un espacio en tu pensamiento. Haré cuanto pueda por mecer ese privilegio.
Gracias.