Me equivoqué.

Como si cerraran mis ojos dejé de verte


fue fugaz tu partida a un mundo que no conoces,


no importa cuanto pretendas saber


porque ignoras sus incontables rincones;


donde cada uno impone sus leyes


con la fuerza de su razón,


donde no hay mas ley, que la del universo,


y una razón sin razones.




Como una estrella fugaz te alejas


de la constelación a la que perteneces,


para ir a otro mundo diferente


ocupado por otros cuerpos celestes;


que pueden tener más o menos brillo


pero nunca tan hermoso como éste.




Mi pecho se resigna compasivo


viéndote partir a ese mundo infinito,


dejando en mi retina la luz


de la estela de tus detritos;


y en mi pecho el negro vacío


que dejaste al partir tan lejos.




Nunca se me ocurrió pensar


que te irías con otros soles,


dejando sin luz a mi vida


y mi cuerpo lleno de dolores;


fui iluso al pensar


que mi estrella era diferente


pero cuando pude levantar la frente


acababas de pasar.




Jecego.

No hay comentarios: