Paz armonía, o sueño

Paz y armonía, o sueño.

Buscando la paz y la armonía, caminaba entre pinos en la dehesa de Güímar; iba abriendo veredas entre el monte bajo y me crucé con un sendero ya viejo, pero la huella de un calzado de cuero hizo que me sentara a estudiar su edad; lo hice y mientras miraba su estructura para averiguar su procedencia y edad me quedé dormido apoyado en un hermoso pino; cuando abrí los ojos me di cuenta que el apoyo era muy incomodo y me recosté sobre la pinocha del suelo, ya era otra cosa, me sentí más cómodo y empecé a imaginar un sueño; lo que soñé fue tan hermoso que no se lo voy a contar para no romperlo, porque todo no podría hacerlo; pasaron las horas y entre el rurú de las lechuzas, el correteo de los conejos y la música del viento en las ramas, llegó el amanecer, precioso milagro; creí que algo me llamaba para decirme que llegó mañana; aún seguía oyendo a mis vecinos; los mirlos empezaron a subir al viento su precioso canto sumado a la música del viento en las ramas, me invitaban a bailar; pero yo no podía, estaba entumecido, el frío había dejado su huella en mis huesos, apenas podía enderezarme, pero por entre las copas de los árboles que habían sido mi cobijo, aparecían los rayos de la luz de ese mañana tan esperado, ya era hoy, dentro de poco rato empezaré de nuevo mi marcha, aunque aún no se a donde voy, porque la paz y la armonía está ante mis ojos; me paré en un claro del monte, miré al horizonte y recreándome en su belleza me dormí de pié, creo, porque me creí cobijado en una cuevita que nunca antes había visto, me pareció bella su oscuridad.
Ahora pienso, si en verdad pasó todo eso, o estaba dormido y escribiendo a la vez.
No busques lejos de ti lo que es tuyo, lo tuyo está dentro de ti, lo de fuera no te pertenece.

Jecego. Jueves 02 de febrero del 17.

1 comentario:

Katy Sánchez dijo...

Que narración más chula. Me ha encantado soñar con tus palabras. Bss