Una imagen vale más que mil palabras.





Una imagen vale más que mil palabras.

Un sol, un vaso de vino, una sonrisa y una flor;
no hay nada más revelador que una imagen
cuando en ésta se concentra la esencia del hombre
y aúna en ella todas sus formas de expresión.

Una imagen es imperecedera, firme, verdadera y real
La palabra es efímera, cambiante, irreal y muere en el aire.

Jecego.

4 comentarios:

Katy Sánchez dijo...

Has utilizado una frase muy acertada de la sabiduría popular. Una imagen si que lo vale, pero también puede dar lugar a equívocos e interpretaciones. Aunque en esa ocasión sea clara y nítida. Un hermoso mar de dunas.
Bss y buen finde

Isidro Jesus Cedres dijo...

Gracias Katy por tu comentario; creo que el único que no se equivoca es el que no escribe: todo en la vida es hermoso, pero cuando uno se equivoca, es malo dos veces, sin embargo cuando acierta es bueno una sola vez.
Me alegra que de tu accidente casero hayas salido ilesa, así como María tus nietas y resto e la familia, en fin que solo haya sido un susto. Hoy fui al médico, ya hacía dos años que no iba y me mandó unos análisis; me hizo un electro, tomó la presión y alguna cosilla más, pero no encontró nada en particular. El lunes me saco la sangre y ya veremos. Un abrazo amiga gracias Dios por libraros de males mayores. Isidro.

Raquel Morelos dijo...

Jecego,

Ante una imagen,
Sea real o no.
Mientras el observador se encuentre abierto. Siempre encontrará algo que sentir.

La llave la porta la persona que observa.
Y descubre, lo que su capacidad y perspectiva, le permiten.

Expresar lo que una imagen me dice...
Eso es lo interesante...
Y puede no llamarme la atención y seguiré de largo. Otras personas podrán ser cautivadas y yo no.

Como siempre, tenemos la libertad o incapacidad para percibir.

Deseo como siempre, un buen día para ti.

Isidro Jesus Cedres dijo...

Amiga Raquel, gracias por tu comentario y compartirlo; se que a mi me puede gustar una cosa y necesariamente a otra no gustarle; también que una cosa que escriba ahora, podría no gustarme dentro de un rato, porque somo humanos y cambiantes; si fuera de hierro sería igual para siempre. Gracias amiga por tus palabras que comparto. Gracias por tu visita. Acabo de publicar una que también acabo de escribir. Isidro.