La caricia de tus olas.





Hoy me aburro solo.

Bien quisiera yo que me escucharas sumisa,
que en mis brazos sintieras el calor de mis caricias;
que lograra abismarte y encadenarte a mi  
con esos lazos invisibles que atan sin ahogarte 
con visión a cielo, calor de infierno y sabor a ti y a mi.

Que la música sea con fondo de olas en la roca,
que su eco penetre dentro de ti y de mi,
que su esencia sea de amor hecho a la medida
de quien mira y piensa de lado a lado en si
y olvida el eco de la ola contra la piedra.

Quisiera sentir la caricia de una ola a solas
contigo, sintiéndote a ti como portadora
de esa ola en tus manos tañendo en mi espalda.

Luego poder saborear nuestra música ardorosa
lejos del lugar, en brazos de Cupido, encadenados 
en un mar nuestro de olas creadas con nuestros brazos.

Jecego.

2 comentarios:

Katy Sánchez dijo...

Unos versos dignos del día delos enamorados:-) He twitteado parte de los dos. Veo que no te animas con twitter Yo tampoco con facebook.
Te leo mejor en el blog.
Bss y buena semana.

Isidro Jesus Cedres dijo...

Amiga Katy, gracias por tu comentario. Gracias por prestarme tu trono, y gracias por ser mi amiga.
Un abrazo y feliz descanso.
Isidro.