¿Que quieres que te diga?



Me explico con el corazón en la mano;
todo es nada cuando escribo:
mis sentimientos vuelan, y mis palabras quedan
prisioneras en mi boca excarceladas de mi alma
buscándote. 

Tomo saliva, bebo agua y respiro silencio,
pero nada apaga mi sed de ti; 
nada hace que se conjuguen mis palabras;
  pasan las estrellas; la luna pasa,
pero el Sol se hace esperar detrás del portal de mi boca. 

Alzo al Cielo mi mirada, con palabras suaves;
pero sigue llamándome tu imagen dentro de mí;
mi voz se torna triste, oscura, helada, sin vida
buscando el viento que me traiga aire y luz
-para hablarte siempre, de los dos-.

Jecego.

4 comentarios:

Flor dijo...

Maravillosos versos Isidro.
El nuevo tratamiento no está mejorando Doña Carmen?

Muchos besos Amigo.

Katy Sánchez dijo...

No hacen falta palabras cuando el sentimiento es tan intenso. Seguro que se lo trasmites, con la mirada, con tomar sus manos y tu cercanía.
Cuídala, pero lo importante es que te cuides tú que le haces falta.
Bss

A.L. dijo...

Hola Isidro, me paso a dejarte mis sentimientos de solidaridad. No soy nada dado a la poesía, más bien negado. A veces te leo pero no comento. A pesar de eso si tengo sentimientos y entiendo por lo que estás pasando. Se arreglará ya verás.
Un abrazo A.L.

María Asturias dijo...

Bello, cuídense mucho los dos, se que cuidas de Carmen, con especial cariño, amor y ternura, y seguro ella lo percibe, todo mi cariño