Tímida vida la suya..



Su vida tímida apenas se asoma a la luz,
sus labios silentes callan su dolor;
sus ojos miran sin mirar, opacos, sin brillo,
y sin encontrar destino su mirada se pierde
más allá de la imagen que seguramente buscaba.

Su vida pende de un hilo en el ocaso que le envuelve
el ovillo es enorme pero se tambalea;
mis besos se pierden en la oscuridad de su sentir
y mis manos solo son una nube pasajera sobre su piel
que duerme sin saber que su vida está dormida.

Ahora, en el amanecer de cada día, lucha como una heroína,
no quiere separarse de los suyos y lucha por su vida;
es fiel a sus principios, es madre, esposa, abuela e hija
inmersa en un destino que desconoce y le arruina
sumida en un embeleso, perdida, sin norte, en un hilo de vida..

Jecego.





4 comentarios:

Katy Sánchez dijo...

Muy doloroso si. Solo puedo decir que lo siento, porque ante la enfermedad no hay más soluciones médicas y de esto sabes tú mucho más que yo.
Deseo lo mejor para los dos.
Bss

Flor dijo...

Como duele Isidro. Pero mientras esté quien sabe algun pajarito con su cantar que le despierte sus sentidos.

Un abrazo muy grande amigo mío.

Flor

María Asturias dijo...

"sumida en un embeleso, perdida, sin norte, en un hilo de vida..." que siga la lucha de Carmen, y todo el cariño que le das, animo , es dificil, pero sabras encontrar más que ternura, para llenar su mirada,un fuerte abrazo

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Bello poema triste pero real, cuando la enfermedad se cierne en uno de nosotros, nos ausentamos muchas veces de la vida, entando aún vivos.
Con ternura
Sor.Cecilia