Hablo con el día y la noche.

                            Foto tomada de la azotea de mi casa. Izaña al fondo. Jecego

Hablo con la noche y el día
donde guardo mis tesoros,
con forma de baúl de recuerdos
compañero de toda la vida: 

no hay cofre mayor que sirva
para guardar tantos y variados recuerdos,
porque la vida es solo un sueño
que dura toda una vida;
que además sirve de medida
de la resistencia de un cuerpo.

Soy la imagen de un sueño,
un suspiro en un cuerpo vacío,
una luz bajo los rayos del sol,
un azabache en la noche del tiempo;
un río que se pierde en el mar
el viento que sobrepasa la colina,
una barquilla azotada por la brisa
sin timón y a la deriva.

No soy nada, solo una voz sin palabras
que quiera hablar con la noche y el día,
y no encuentra el momento oportuno
ni la señal convenida;
que pueda expresar en mi tiempo
con palabras sin silabas,
que mi vida es solo un momento
como la noche y el día;

 y quiero dejar encerrados mis secretos
después que acabe mi vida,
en el baúl de mis recuerdos
hecho con noches y días.

Jecego.

2 comentarios:

Katy Sánchez dijo...

Espero que tardes mucho en encerrar tus recuerdos en ese baúl, pues te queda mucho por escribir y compartir.
Bss y buen finde

Isidro Jesus Cedres dijo...

Amiga Katy, gracias por el regalo de tu comentario. Se apreciar en lo que vale tu presencia en mi blog.
Un abrazo. Isidro.