Viento del sur, tu cintura.




Hay que ver como sin viento
se mueven todas tus ramas
haciendo dibujos en el aire;


y en mi alma presiones muy altas
que sin ser parte de mi corazón
mueve toda mi sangre, y calla.

Jecego.




3 comentarios:

Ramón María Vadillo dijo...

Hermoso, muy sentido. Saludo

Belkys Pulido dijo...

En las ramas de los brazos ella atrapa el silencio. Es, entonces, la hora de gozar del nido.

Katy Sánchez dijo...

Hay que ver que bien escribes y vuela tu pluma aún sin viento favorable.
Bss