Carta al amor.

                                                Una aurora boreal, tomada de Google.

Amada mía y viento viajero 
que atraviesa todas las puertas,
llevando la esencia de tu vida
por corazones a tu encuentro.

Llevas tu perfume a los hombres
que han renunciado a la vida,
dejando huellas de ti misma
en corazones que se perdían. 

Clava tu flecha en su alma
que sientan vida en tu oferta,
que sientan tu herida muy hondo
hasta que las entrañas les duela. 

Deja tu huella tan profunda
que no la pueda borrar el viento,
que se convierta en semilla eterna
que nunca pueda borrar el tiempo.

Que tu llegada sea al Alba
de un amanecer primorosamente bello,
donde las nubes parezcan ángeles
querubines de tus sueños.

Que ese amor se haga poesía
se materialice y te envuelva,
en una sábana de seda 
y entre ella permanezcas.

Hasta que el cielo te bendiga
y salve de la torpeza,
de desdeñar el amor
que la vida te presta;

porque el amor es la esencia
que nos une y revela,
contra las cadenas que nos oprimen
con la libertad de su esencia;

nos hace libres como el viento
y propietarios de su ausencia,
en los límites del silencio
de una soledad sin respuesta.

Jecego.

Amor, no sigas rompiéndome la cabeza
estoy fuera de turno.

2 comentarios:

Katy Sánchez dijo...

Ay el amor, entrega desinteresada, paciencia, abnegación, generosidad,
abnegación, sacrificio. A cambo de hacer solo que tienes que hace: AMAR
Pero debe ser muy difícil cuando lo prevalece en el mundo es es el egoísmo.
El amor debe tener alas, porque siempre sale volando hasta que alguien le permite reposar.
Bss y buen finde

SOLO DE INTERES dijo...

Cuánta belleza en tus letras, "porque el amor es la esencia
que nos une y revela", el amor, es un verdadero lazo, cuando esta, cuando se encuentra, con ncada se desvanece, miles de abrazos