Tengo una rosa azul.




Tengo en mi pecho una rosa azul,
azul como el azul celeste;
imagen de Dios fundida
en mi alma adormecida;
como trozos de tibias estrellas
clavados en mi corazón ardiente.


No se si es magia de un amanecer,
si es el calor del que ama; o es
simplemente, que empiezo a morir,
y veo en ti mi trozo de cielo
alumbrando mi corto vivir.


Pero si es eso tan natural
que empiece ya
mi dolor, a hacerse presente;
porque no me importa la muerte
si estás tú, rosa azul en mi mente, 
cuando vaya a partir..


Jecego. 






5 comentarios:

Katy dijo...

Que bonito. Increíble que con una rosa azul fía de por si seas capaz de componer unos versos tan hermosos.
Me han gustado todas las estrofas. Veo que las musas han vuelto para inspirarte.
Bss

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Katy, aún no ha salido el sol, y ya noto tu sombra delante de mi; me encanta escribir algo porque sé que al momento tendré tú perfume a mi lado. Gracias por tu comentario.
He estado en la vendimia ayudando a mis hijos, y aunque he leído varios comentarios, no he contestado a ninguno,lo haré hoy. Esa rosa azul la escribí ayer, miranndo en el cielo que nos rodea.
Un abrazo. Isidro.

chus dijo...

Me gusto mucho lo de rosa azul, es mi referencia. un abrazo

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Chus, gracias por tu comentario. A mi me gustan todas las rosas, elegí la azul mirando al cielo de mi tierra. Un abrazo. Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Chus, acabo de llegar de tu blog y descubrí que tu tenías la misma rosa que yo; ya van dos cosas en coincidencia, Un abrazo. Jecego.