Tu pensamiento enraíza en mi.


Dunas de Maspalomas. Las Palmas de Gran Canaria

Cada instante pienso en ti amor
enraizando mi pensamiento al tuyo,
y abrazo mi pecho a la esperanza
de verte con la luz de tus ojos.


Sediento como un desierto
con mis arenas suspirando por ti, amor,
volando en el aire para hacer montaña
la duna donde reposaré mi hombro.


Diré al viento que diga al mundo
que en tu corazón encontré el cobijo
que necesitaba mi alma, y a tu abrigo
amaré como se ama a un ser fecundo.  


Dame tu corazón mujer que amo,
que yo plantaré en tus arenas mis sueños,
que enraizarán con el tiempo en mi pecho
y elevarán dunas con mis pensamientos y los tuyos.

Jecego.

10 comentarios:

Jacque dijo...

jECEGO ... Lindo poema ...


BEIJOS
BESOS

María dijo...

Hablarle al viento de los sentimientos
envueltos en sueños,
en emociones,
encontrar cobijo en el alma.

Un beso.

mariajO dijo...

Hola, hace mucho que no me pasaba por aquí...hace mucho que estoy desaparecida de todas partes...Gran entrada, me gusta

besos

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga María, todos buscamos un árbol para conseguir su sombra; todos necesitamos un lugar para guarecernos, una imagen que mirar y un amor para compartir.
Gracias por tu comentario y por leerme.
Isidro.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Jacque, gracias por tu visita y comentario. Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga MaríaO, gracias por tu comentario. El hijo prodigo siempre encuentra la puerta abierta y es bienvenido. Ya habáa notado la ausencia de una estrella en mi cielo. Un abrazo mi amiga por volver. Jecego.

Marina Fligueira dijo...

¡Ay Isidro!

¡Es un poema deliciosa-mente hermoso! Y el cuadro de dunas es una pasada de bonito.

Tus versos siempre enamoran le das ese toque suave amante seductor de amor y me encanta, aunque seamos mayores el amor no tiene edad ni se compra, sólo sale del corazón con ahínco.

¿En realidad, existen esas dunas en Gran Canaria? Yo nunca estuve por esas tierras, pero no descarto la idea de visitarla algún día si Dios quiere.
Ya no soy primavera no, soy otoño próximo al invierno.
Gracias por tu amables plabras.

te dejo mi gratitud, mi estima siempre no lo dudes! Y un fuerte abrazo. Se muy feliz.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Marina Filgueira, gracias por tu precioso comentario. Como tu dices, la poesía todo es amor, sin él no hay poesía.
Si, esa duna y muchas más están en la Isla de Las Palmas; el la Isla de Lanzarote hay muchas más.
Busca en Google "Dunas de Maspalomas" y verás muchas, preciosas. Aquí en Tenerife tenemos oras bellezas.
Gracias por tu visita y comentario. Un abrazo. Jecego.

Pluma Roja dijo...

Un hermoso poema a tu estilo. Siempre cantándole a la mujer. Muy lindo amigo Jecego.

Saludos cariñosos.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Pluma Roja, gracias por tu visita y comentario.
Me gusta escribir a la mujer porque la considero una de las dos deidades del mundo: una mujer, y una flor. Todo lo demás es viene después.
Un abrazo amiga. Que Dios te de tu parte; bendita ya estás.
Isidro.