Canto a una flor.

 
Rosa tomada de Google.
Por mi llorando.

Eres como una niña, delicada flor
tus pétalos son piel de ángel,
niña, niña siempre, flor temporal
que cambias sin querer, tu  luz angelical.

En ti se conjuga la primavera
el sol, la luna y las estrellas,
todas quieren ser como tú de bellas
por lo menos; segundas o terceras.

Tu cara de rosa pura con luz de sol,
tus ojos, luceros de la mañana,
tu cuerpo de ángel robado a Dios 
y boca con labios de carmín dorado.

Tu cuerpo de rosa roja mate
tu piel de geranio blanco,
tus ojos de santas noches
y tus labios, flor, por mi llorando. 

Yo te canto a ti, rosa temprana
delicada flor, antes que tus pétalos caigan,
niña, siempre niña, flor temporal
que cambias sin querer, tu luz angelical.

Jecego.


3 comentarios:

Cristina dijo...

No podía pasar por alto esta belleza, quedé fscinada!
Un gusto leerte, te dejo un fuerte abrazo.

Cristina dijo...

"fascinada" ; me comí la a.

Katy dijo...

Tendríamos que ser todos flores delicadas en nuestro trato con los demás. Admiramos la belleza que nos brinda la naturaleza y algunos pocos como tú valoran y aman lo ella nos ofrece.
Ojos y alma de poeta que con tu canto ensalzas la hermosura de una recién abierta rosa.
Bss