La muerte no existe.

La muerte no existe.




Hoy les contaré un secreto sensible
que llevo encerrado en mi alma,
les comunicaré una historia increíble
pero historia real por mi soñada;

nada perdura en la tierra
todo termina siendo ella también,
y buceando en los límites de mi ser
solo he encontrado frágil materia.

Yo,  como ser vivo, pienso,
pero mi pensamiento,  no es materia;
es alma llamada recuerdo, y queda,
en la memoria de mis amigos;

por eso ahora digo:  yo no muero
cuando mi cuerpo muera,
seguiré en este mundo,  ahí fuera,.
sin el lastre de mi cuerpo,
mi memoria  como recuerdo solo queda.

Creo que el cuerpo solo es una máquina
que obedece al pensamiento,
que solo vive un momento
mientras el pensamiento lo quiera;
que solo el alma prospera
su marcha solitaria,  y no se olvida;

que es bueno recordar aquel cuerpo
hablarle como si lo viéramos en vida,
porque su alma está a nuestro lado
haciendo lo que su cuerpo hacía.

No duden los que no creen en el alma
los que no quieren o no saben amar,
porque la vida del alma es otra historia
que no le van las lágrimas del llorar.

El alma no es materia, solo espíritu puro
y no puede morir como tal;
será: amor, risa, felicidad, sueño, luz o viento,
y es como le debemos recordar, siempre....

El alma nunca muere,
porque no tiene cuerpo terrenal;
no importa que se lleven tu cuerpo
porque tu alma siempre quedará

Jecego.

Amigos del alma, la vida es sueño, y a mí me gusta soñar.

2 comentarios:

laura dijo...

Estoy totalmente de acuerdo, siempre viviremos en el recuerdo de los que nos quieren.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Hola Laurilla, siempre viviremos en el recuerdo de los que nos quieren.
Pienso que memorizar es de alguna manera, volver a re-vivir.
Existir es la forma tangible de la vida, esa parte que trasladamos con los pies; pero tenemos otra parte de nuestro ser intangible, que habita entre nosotros, en nuestro pensamiento y sale de paseo con nosotros cuando la nombramos.
Un abrazo Laura. Hasta pronto.
Tu abuelo.