Violetas.

Mi memoria guarda una flor violeta.


Hay colores que guardo en mi memoria
como un sello grabado en mis entrañas,
son flores de primavera que brotan al sol
del árbol de mi vida dormido en la montaña.

En mi vida es tu corazón quien manda
la sangre que alimenta las células de mi cuerpo,
para empujar hasta tu boca aquel beso mio
que aguardaba la tuya para besarla.

También la malva tiene flores violáceas,
ese color muy tuyo y mio, a dos bandas,
tuyo, porque eres la planta que las brota
y mio, porque tengo un corazón que las guarda.  .

Jecego.



6 comentarios:

María dijo...

Hay colores que nos oxigenan cuando los recordamos desde nuestra memoria.

Un beso.

Katy dijo...

La humilde violeta, tan pequeña y grande a la vez. Ciertamente quien ha recibido un ramito de violetas no lo olvidará nunca.
Bss y buena semana

Estrella Altair dijo...

Malvas siempre malvas.. son mis prefeiridas que bello poema

llegar a tu blogs es sentir .. ummm

no se...

sentir muchas cosas dulces..

Un beso

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga María, la verdad que sí, Un cielo azul; un amanecer; un manzanos lleno de fruto rojo; un jardín lleno de flores, y los ojos de una dama, jamás se olvidan.
Gracias mi amiga por tu visita y comentario.
Isidro.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Katy, gracias por tu comentario. Hay también colores como los de los árboles y parras quemados por el sol, que será muy difícil de olvidar. En la vida otras cosas que no se olvidan y queda grabadas, aunque no expuestas, para siempre.
Un abrazo mi amiga.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Estrella, mis blog solo tienen palabras libres y dejo para que mis amigos las liguen de la forma que más les guste. Cuando quiero dulces me voy al blog de María, los hace maravillosos.
Me encanta la agricultura, las flores y la primavera; solo cuando no tengo que hacer vengo al blog para contactar con este mundo que ya es parte de mi vida.
Un abrazo amiga.
Isidro.