Día de la Madre ausente.

                                          Arafo.        

Madre, gracias por traerme a este mundo
donde el amor es un don escaso y llevo tanto
en mi corazón, prisionero, buscando los tuyos 
para en mis brazos hambrientos de ti, liberarlo.

Madre, quiero ser feliz, quiero abrazarte
en tu día y siempre, mientras viva; no se cuanto
te quiero, y sin saber expresarlo, pido a Dios me enseñe
como decirte te quiero, cuando estás ausente.

Abro mis brazos para abrazarte y me duelen
por estar lejos sin poder verte. Tengo sed de ti
pero beso tu recuerdo, con la miel de siempre.

Se lo que es amar a una madre, te tengo a ti ausente
pero yo soy tu hijo/a, y tu eres mi madre para siempre
cargando estas cadenas de amor, en la vida hasta verte.

Jecego.

2 comentarios:

Katy dijo...

Este poema es muy triste, porque hay muchas madres que ya no están. Afortunadamente tengo aún la mía con 91 años.
Bss

Estrella Altair dijo...

Ellas están siempre presentes, mientras nuestro corazón las lleve dentro..

sin lugar a dudas.

un besazo y un abrazo