Feliz memoria.


                                    Fotos tomadas en la Dehesa de Güimar por Jecego.

Recuerdas ayer bajo el castaño
en aquel mundo pobre, ni tuyo ni mío;
tus cosas eran tuyas y yo las quería
coger con mis manos innobles,
mientras el aire soleado y silencioso
te acariciaba ante mis ojos perezosos.  

Conocí momentos angustiosos
desvaríos, celos de las hojas que caían
secas, sobre tu cuerpo vestido de verano;
oliendo a las flores de un almendro cercano
que mandaba sus perfumes en la brisa
que envolvía tu cuerpo y mi mano.

Todo era vida en el lugar,
para mi solo sombra y desierto
nada era mío, todo tenía dueño, pero

me bastó una mirada tuya, en silencio
para hacerte mía, y en un momento 
se llenaron mis manos de regalos..

Jecego. 


2 comentarios:

Flor dijo...

Lindo poema!"me bastó una mirada tuya, en silencio
para hacerte mía, y en un momento
se llenaron mis manos de regalos.." Bello!

Felices Pascuas Mi Poeta romantico!!

Besos y cariños
Flor

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Flor, que tu cuerpo se llene con los perfumes de la primavera.
Un abrazo, que pases una feliz Semana Santa. Jecego.