Domingo 18 de Diciembre del 2011.

Un día como otro  cualquiera. 
Un instante como otro si existiera,
como si el tiempo pudiera duplicarse.
Un día ventoso, como otro que quisiera
llevarse mis pensamientos a tu lado.

Como si aquí no tuvieran donde refugiarse
ni almas que quisieran darte cobijo,
ni corazones que quieran abrigarte
ni ojos que te desnudaran en su presencia
ni cuerpos envueltos en hábitos grises.

Como si no pasara por aquí la luz del sol
ni existiera la sombra de la ladera,
con verdes acantilados hasta el fondo del barranco
donde lloran las arenas su soledad
esperando el agua de la lluvia.

Ya es casi medio día y en mi Valle
brilla el sol, un suave viento mueve una palmera,
las calles casi en silencio, se mueve a ritmo cansino
parecen un desfile de hombres de mi edad
que sin querer se dirigen hacia alguna parte.

Mi pueblo parece un viejo pueblo, de los de antes,
de aquellos donde los animales eran los transportes
como ahora los coches, los autobuses, los tranvías...
pero sin gente, sin pájaros que canten, ni ángeles
que anuncien la Navidad, ni campanas que repiquen.

Todo lo que veo a mi alrededor es un momento 
de silencio, donde todo duerme o descansa 
tomando fuerzas para romper ese instante de penumbra 
y crear con él un gran soplo de gloria para la humanidad,
y brille en los ojos de los hombres, 
ese día glorioso y universal, que es de Navidad.

 Jecego.



4 comentarios:

Jacque dijo...

Muito lindo teu poema, JECEGO... Como todos que fazes...


BESOS
BEIJOS

OZNA-OZNA dijo...

gracias por regalarnos la sublime belleza de tus versos, muchos besinos de esta amiga admiradora.

Estrella Altair dijo...

Dios tranquilos de intimidad, de recogimiento de sentir el verdadero cariño, la verdadera realidad, la pasión de vivir... de tener un día más en nuestras manos, por ello me siento agradecida, por ello y por que caminas en el blog conmigo ... otra vez.. con todas y todos los que te disfrutamos como poeta romantico y tierno..

besos

Dulce dijo...

Linda poesia.
Obrigada por me ter visitado, só assim o descobri e voltarei.
Abraço