Don Diego Gelmírez.

Don Diego Gelmírez.
Nació en 1066
Murió en 1140.


Don Diego  Gelmirez fue arzobispo de Galicia.
Amigo de los franceses, fomentó entre ello las peregrinaciones a Santiago de Compostela, y se hizo tan famoso el santuario donde se guardan los restos de Santiago el Mayor, que poco a poco fueron llegando caravanas de peregrinos por el llamado <> perfectamente señalado por la Vía Láctea. Los peregrinos, siguiendo el camino señalado por la nebulosa, arribaban a las tierras de Compostela, a donde habían sido traídos los huesos de aquel apóstol de Cristo, a quien se le puso el sobrenombre de <>
Gelmírez era hombre de carácter emprendedor, y estaba dotado de un genio poco común. Él convocó y celebró un Concilio hispano, en el que estuvieron presentes ocho obispos y veitisiete abades.
Una de las grandes preocupaciones de Gelmírez consistía en tener una flota propia para defender las costas gallegas de sus posibles invasores. La empresa era harto difíil; pero como nada había imposible para el inquieto arzobispo, él, con sus recursos, acometió la empresa, a la que el buen instinto popular ayudó con el mayor brío.
Con la reina doña Urraca, tan pronto estaba a las buenas como a las malas; pues si ella era fuerte y poderosa, más fuerte y poderoso era don Diego Gelmírez.
Pero ocurrió un día que dos nobles se rebelaron contra la reina, y ésta, entonces, no dudando de la fidelidad de Gelmírez, le encargó que se apoderase de los castllos de los dos rebeldes.
Hizolo así su vasallo.
¿Y como respondieron los dos caballeros?. Llamando a los normandos para que invadieran las costas gallegas. Vinieron los normandos con la intención de robar y saquear a los españoles; pero, sacando su escuadra, don Diego Gelmírez se enfrentó a los invasores; y les produjo tal desastre y tal mortandd, que tuvieron que uír a todo remo para no quedar todos destrozados en nuestras costas.
Es cierto que Gelmírez tomó parte en todas las contiendas políticas de su época; pero nadie podrá decir que una solo vez procediera con crueldad. Además, a Geñmírez se le ha de considerar como el primer organizador del poder naval de España, y este solo título es suficiente para que forme parte de una galería de españoles egregios que luego han buscado por el camino del mar el gallardo florón de nuestras glorias hispánicas.

Publicado por Jecego.
Tomado del libro: Cien figuras españolas.
Hijos de Santiago Rodriguez Burgos.
Año 1945.

2 comentarios:

Pluma Roja dijo...

Continuamos por los corredores de la historia.

Saludos cordiales amigo Jecego.

Hasta pronto.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Pluma Roja, gracias por tu comentario.
He querido alternar poesía con historia para no cansar a los que me visita, pero no si acierto o no. He podido comprbar la cantidad de visitas que tiene mi blog, pero solo una minima cantidad de amigos hacen comentarios, y sin ellos no si estoy bien enfocado.
Gracias por darme tu opinión.
Un abrazo, amiga para siempre.
Jecego.