Amo a una estrella.


Amo a una estrella que habla. 

Sirio.

Miro al cielo cada noche, y cada amanecer;
por saber si aún está tu espacio vacío,
pude entre un millón de estrellas escoger
y traerte a mi mundo, cálido o tibio.
con la intención de beber, del cáliz de tu amor

Te escogí entre un millón de estrellas
por soberana y misteriosa,
ahora, primorosa como una rosa,
de mi mundo la más bella;

luces en mi casa, más que en el cielo:
allá,  eras una estrella entre un millón;
pero ahora que estás en este rincón,
eres única en mi universo.

Ahora que estás en nuestro hogar
reina de mi vida y  mi cuerpo,
puedes a tus compañeras gritar:

¡yo tengo aquí mi pedacito de cielo!
y un amor que me guía en mi andar
mejor que el Sol, y que Venus.

Ella dijo:
¡Soy la reina de mi Universo
igual que el Sol en nuestro Cielo!.

Cuando se apague la luz del astro l
y mis hermanas no puedan brillar,
yo me encontraré en mi humilde hogar
acompañada de mi propio sol:

que elegí  entre millónes de soles
para  enseñar al mundo el sabor,
de otra forma de sentir el amor
entre una estrella y un hombre.

Durante milenios, fui rubí luminoso
siempre esclava del sol, entre millones,
ahora ocupo un lugar hermoso
lejos del cielo y sus confines
en los brazos de un hombre

En mi pecho ha brotado una flor
que en sus pétalos lleva implícita
la palabra que no supe decir precisa,
o, que te dije, y no entendiste: amor.

Es mi primera flor, y solo es una parte,
será mi palabra más usada
cuando yo aprenda a hablarte;
porque en mi pecho ya no cabe nada:
ni flores ni luz... Solo amor para darte.

Jecego.



6 comentarios:

Pluma Roja dijo...

Lindo poema amigo Jecego, siempre un canto al amor y a la mujer.

Felicitaciones.

Hasta pronto.

Jacque dijo...

Que Poema mais linnnnnnndo ! Adorei mesmo !

"...Te escogí entre un millón de estrellas
por soberana y misteriosa,
ahora, primorosa como una rosa,
de mi mundo la más bella;..."


BESOS
BEIJOS

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Pluma Roja, maestra y amiga; gracias por tu visita y comentario; la fe y la constancia hacen al hombre más hombre. Gracias amiga por tu fidelidad, sigo pensando que tu sombra es la que escribe mis poemas.
Un abrazo por estar ahí, y tan cerca de mí. Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Jacqueline, gracias por tu visita y comentario; me alegra que te gusten mis poemas y que los acaricies con tu pluma. Es un placer tener amigos tan lejos en la distancia y tan cerca en el corazón. Gracias por leerme. Se que por ahí ahora hace frío, cuídate, abrígate bien, no cojas gripes. Un abrazo. Jecego.
PD. He visto tus blog, son preciosos.
Jecego.

Estrella Altair dijo...

Querido amigo, cuando se tiene amor en el corazón, es fácil amar ..

incluso a las estrellas..

y tu que tienes mucho amor y mucha inteligencia..

amas... a la vida..

y eso se transmite en tus poemas.

que yo también utilizo para vivir..

Un beso muy fuerte y gracias..

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga, gracias por tus palabras y por transmitirme confianza en mi trabajo.
Cuando se acaben esas palabras que como las tuyas, me animan, cerraré el "kiosco" y solo miraré a la Dehesa y al Cielo por si quedan restos de mi tiempo florido y hermoso.
Un abrazo amiga. Seguiré escribiendo mientras pueda leer comentarios..
Jecego.