Un hombre iba en busca de su destino.

Un hombre iba en busca de su destino.
















Perdido en sus pensamientos
con la mirada fija en un horizonte sin frontera,
iba un hombre caminando
por un sendero sin huellas.

Todo eran tropiezos, todo eran
 pensamientos que rompían las piedras,
todo moría en el camino
nada era lo que era.

Pero surgió un hada
de entre la oscura tiniebla,
que dió luz a la noche 
y se abrieron veredas;

directas al horizonte
donde alumbraba una estrella,
que abría un paraiso
allá donde estaba ella.

el hombre siguio caminando
a la sombra del hada aquella,
ahora con  la propia luz de ella
cogido de su mano andando;

así el sendero se hizo camino
el horizonte, cálida frontera,
la noche se hizo día
y la esperanza, destino;

así el hombre terminó su andadura
en el paraíso del hada aquella.

Jecego.



12 comentarios:

Sneyder dijo...

Ese sendero de huellas siempre marca un camino, en su andadura va marcando nuestro destino…

-Directas al horizonte
donde alumbraba una estrella,
que abría un paraíso
allá donde estaba ella-.

Que versos tan bonitos Isidro.
Un fuerte abrazo

Jacque dijo...

LINDOOOOOOOOO. TODO LINDOOOOOO.......
"...así el hombre terminó su andadura
en el paraíso del hada aquella."

Beijooooooooo

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Sneyder, gracias por tu comentario; solo así se abren nuevos caminos, unas veces solos, otras acompañados, pero siempre en alguna dirección, con la mirada fija en su sueño.
Un abrazo amiga.
Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Jacqueline, solo andando se hace el camino, y cuando se sueña mucho, el camino se hace amplio y deja de ser vereda. Todos soñamos durante algún tiempo, solo al despertar volvemos a nuestra encrucijada y decimos: la vida no es nada cuando no se sueña.
Amiga, gracias por tu comentario, un abrazo. Jecego

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Jacque, la casa de Fada está cerrada, no me deja entrar.
Un abrazo amiga, mañana estará abierta y te haré comentario.
Un abrazo.
Jecego.

Náyade García dijo...

Así el sendero se hizo camino
el horizonte, cálida frontera,
la noche se hizo día
y la esperanza, destino..........
Muy bello poema, gracias por compartir.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

!!Amiga Náyade¡¡, que alegría,
Hoy la noche se hizo día
tu luz iluminó el sendero
se abrió el camino que será
una autopista luego.

Amiga, es mi mayor alegría del día.
Gracias por tu visita y comentario.

Un abrazo. Jecego.

Pluma Roja dijo...

Un sendero si huellas esperando a ser trazado. Un bello poema mi estimado Jecege.

Un saludo cordial.

:)

Jacque dijo...

Recebi teu comentário no Blog sim...
GRACIAS...


"... la vida no es nada cuando no se sueña." Que lindo...........

BESOS

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga y maestra Pluma Roja, gracias por tu comentario, nada somos si no se avansa, hay que poner los ojos en algo y caminar en su dirección hasta su encuentro.
Amiga, gracias por todo lo que das a cambio de nada.
Un abrazo. Hasta luego. Jecego.

Mª Carmen dijo...

"el hombre siguio caminando
a la sombra del hada aquella"

"así el hombre terminó su andadura
en el paraíso del hada aquella."

Precioso...
Quizá el hombre se encontró a sí mismo, a su alma, al final del camino.
Bello, muy bello
Gracias

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Maria Carmen; gracias por tu visita y comentario. Las hadas tienen la virtud de penetrar en el hombre sin ser descubiertas.
Un abrazo amiga, gracias po tu visita.
Jecego.