Los cipreses volvieron al cementerio de Güimar.

Muchos cipreses habían sito abatidos por el viento,

el resto, 13, por una cierra eléctrica.
Todo parecía el final de los tiempos;
los cipreses tendidos sobre los muertos.

Pero llegó el milagro de los cipreses nuevos, que me hizo soñar.
Y tuve un sueño extraño.  Soñé que:





















 Los cipreses volvieron al cementerio de Güimar.

Soñé que los cipreses caídos
se levantaban de su lecho accidental,
dejando sin vigilantes el santo lugar
de aquellos hermanos vencidos;
y desde su altura me decían con amor
queremos ser soldados, vigías activos,
y no un batallón de guardianes heridos
tendidos sobre los muertos al sol.

Y sus deseos llegaron al cielo
donde los escuchó Dios, que,
decidió dar vida a los cipreses
que darán sombra a sus hermanos;
y una escalera para subir al cielo
para aquellos hombres vencidos.


Y de nuevo llegaron las aves a sus ramas
que para celebrar aquel milagro de Dios,
graznaban y piaban agitando sus alas;
algunas nubes también surgieron de la nada
y hasta el viento se unió a la fiesta,
que para dar gracias a Dios,…movían sus ramas.


Ya se han plantado nuevos cipreses
y empiezo a creer en los sueños,
también en que los muertos hablan
y escucha Dios, y para su sombra,
resucitará a los cipreses muertos.



6 comentarios:

Estrella Altair dijo...

Con cipreses, enhiestos surtidores de sombras y sueños..

que bellos son..

y tan cerca de la tierra de paz, donde descansan muchos de nuestros seres mas queridos.

besos

Estrella Altair dijo...

Serán esos cipreses.. el alma de aquellos que ahora sin verlos sentimos en el corazón?????

dimelo tu...

besos

Katy dijo...

Me ha recordado al libro que leí hace muchos años de José Mª Gironella "Los cipreses creen en Dios".
Me encantancomo tu poema, son bellísimos.
Un beso

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Altair, ¿sabes porqué los cipreses crecen tanto?, creo que buscando las estrellas; la vida es una lucha entre la búsqueda y el encuentro y se alimenta desde el medio.....
Amiga, un abrazo por tu visita y comentario.
Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Los cipreses creen en Dios.
Yo así lo creo, porque ellos no crecen para los lados, solo hacia el cielo, seguramente rogando por sus hermanos que duermen al lado de sus raíces.
Amiga Katy, gracias por tu visita y comentario.
Un abrazo. Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Katy,
Los cipreses creen en Dios, como escribió JMª Gironela.
Yo si creo que los cipreses creen en Dios: por algo solo crecen hacia el cielo, quizá para rogar al Rey del Universo, por sus compañeros que duermen cerca de sus raíces.
Amiga, un abrazo y gracias por tu visita.
Jecego.