La Lluvia.
Me gusta oírte en la noche.





Un amanecer en el Valle de Güimar, Tenerife,
Islas Canarias.
Jecego.

Me gusta oírte en la noche
entre dormido y despierto,
en ese mundo de voces y silencios
donde el amor se haga presente:


muchas veces ahogo mi voz en el pecho
con suspiros que devoran mi mente,
porque no quiero que tu me oigas
suspirando profundo, por verte.


OH, lluvia misteriosa que te ocultas
en la noche sigilosa y fría,
cerca de la almohada mía
envuelta en una oscura sombra;

y aunque oyes mi voz, callas,
ignorando mi dolor y agonía,
prolongando mi dolor en la noche
callada, sin saber a donde miras.


No enciendas tu luz de tormenta
que no quiero ver tu cara dormida,
junto a mi almohada mostrando
el agua sobre tu cara, tan cerca de la mía;

como un fantasma creado, a la medida,
en una noche de lluvia, alborotada y fría.


Jecego.
Una mente oscura es como una noche sin luna, sus pocas luces, son indirectas.
Después de la tormenta viene la calma; pero la tormenta dejó muchas cosas cambiadas que condicionan una nueva paz.
Entre tú y yo hay un abismo, que debemos sortear si queremos hacer un mundo nuevo. Si no somos capaces de sortearlo no haremos nada en nuestro tiempo.
Si tú quieres que yo sea tu rey, debes colocar tu corona en mi frente. Jecego.

7 comentarios:

Pluma Roja dijo...

Precioso poema. Un juego entre ficción y realidad. Completito.

Un fuerte abrazo mi estimado Jecego.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Pluma Roja, gracias por tu comentario.
Estoy escribiendo sobre el hombre añoso en el Blog de Apuntes para la Salud.
Un abrazo amiga, que la salud y la suerte sean tus fieles acompañantes.
Jecego.

Estrella Altair dijo...

La lluva es reina no cabe duda.. pero el sól amigo Isidro.. el sol..

yo sinceramente lo necesito, eso sí en su justa medida.

donde te metes???

ni se te ocurre pasar a visitarme..

en fin aceptaré que tienes mucho trabajo.. y que es sólo un impass.

yo seguiré viniendo a sentir tus bellos poemas.

Un besazo..querido amigo

Pat.mm dijo...

La lluvia en nuestra tierra...tan denostada cuando nos acompaña, parece que, eternamente, pero la hechamos en falta enseguida!
Un abrazo querido amigo.

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Estrella, gracias por compartir tu luz en mi cielo gris. He estado compaginando agricultura con apuntes de salud, aunque también te he visitado con algún que otro problema de conexión. Yo nunca, si puedo, abandono a mis amigos, aunque a veces lo parezca,
Amiga, voy a verte, un abrazo y hasta luego, si el sol me ayuda.
Jecego

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Pat.mm. Gracias por tu visita y comentario. Por aquí, a la lluvia la recibimos con los brazos abiertos, es muy necesaria para las plantas; hasta hora nos ha hecho mucho bien, aunque a veces se pasa un poco, pero en general nos quiere y nos regala sus dones, y se lo agradecemos.
Amiga, un abrazo y hasta luego,
Jecego.

Katy dijo...

Te dejo un cariñosos abrazo y que pases un hermoso finde si que el viento se lleve mis palabras:)